Bescansa pasa del cielo al infierno en Podemos

Monedero se muestra crítico con la diputada y afirma que ha incumplido los documentos éticos del partido

COLPISA

La crisis en Podemos continúa in crescendo después de que Carolina Bescansa - fundadora de la formación - compartiera en Telegram un posible plan para tumbar a Pablo Iglesias de la secretaría general del partido. Otro de los fundadores, Juan Carlos Monedero, le da un varapalo en su blog en un post titulado 'Podemos Madrid: al cielo o al suelo'. El ahora tertuliano atiza a la diputada y considera que «el Congreso pierde a una mala política y la Universidad gana a una buena profesora».

Lejos queda ya la época en la que los líderes del partido se fundían en abrazos en la Universidad Complutense y todo eran sonrisas en la Puerta del Sol de Madrid, donde se forjó la alianza política.

En su escrito, Monedero asegura que Bescansa ha incumplido los estatutos de Podemos e insinúa que la dirección del partido podría tomar medidas disciplinarias contra ella. El fundador de Podemos le reprocha que, a su juicio, despreciara a las bases y mintiera, lo que, según resalta, va en contra de los documentos éticos del partido.

Monedero dice que el documento filtrado la semana pasada, sobre una conspiración para relevar a Pablo Iglesias de la secretaría general, da muestras de sus «intenciones» y de su «torpeza» al guardarlo y publicarlo en su canal público. El profesor universitario añade que Bescansa cometió el «error imperdonable de mentir, echando las culpas a un inexistente equipo y diciendo que no lo había mandado desde su teléfono personal, cosa que obligó a los medios a demostrar que estaba faltando a la verdad».

En cuanto a decisiones en la cúpula del partido, la dirección de la formación se ha reunido este lunes y ha decidido no adoptar ninguna sanción contra Bescansa.

En rueda de prensa tras el consejo de coordinación, el portavoz Pablo Echenique ha afirmado que la formación no sancionará a Bescansa y ha considerado que depende de ella su continuidad en el escaño que ocupa en el Congreso.

A su juicio, «todo el mundo» conoce lo ocurrido con la diputada durante la crisis que salpicó al partido la semana pasada y «no hace falta más valoraciones». En esta línea ha puesto en valor que el partido atajara la situación y llegará a un acuerdo para presentar unas listas conjuntas entre el candidato, Errejón, y el secretario de Madrid, Ramón Espinar.

Según afirma Monedero, Carolina Bescansa «desencontró su rumbo desde, al menos, Vistalegre 2. Es probable que incluso antes. Como experta electoral debiera haber previsto que lo que decían las encuestas en las elecciones generales de junio de 2016 sobre el sorpasso no era cierto. Eso determinó una campaña electoral errónea, donde Podemos perdió un millón de votos».

«La autocrítica brilló por su ausencia. En Vistalegre 2 quiso jugar una baza personal que las bases no acompañaron, lo que le llevó a buscar espacios públicos aun a costa de hacer daño al partido (los medios siempre te van a dar una enorme cancha cuando alguien relevante de Podemos dice que el partido se equivoca en cualquier cosa, sea la plurinacionalidad, la prisión permanente revisable o cualquier otro asunto)», añade Monedero en su carta.

Y es que cabe recordar que en Vistalegre II comenzó el declive de Bescansa. Tres años después de la fundación del partido. Durante la asamblea y en medio de una guerra mediática entre errejonistas y pablistas, la cofundadora no fue capaz de mediar entre el líder de su partido y el número dos.

En una carta abierta a las bases, firmada también por Nacho Álvarez, explicó que no presentaría una lista propia en la asamblea y que tampoco se sumaría a la del secretario general como en un principio llegó a plantearse. Asimismo, aseguró que eran «los equipos más fuertes» los que estaban «actuando de espaldas a la voluntad de diálogo y acuerdo». Unas palabras que no gustaron nada a Pablo Iglesias.

La misiva también le sirvió a la entonces secretaria de Análisis Político como una despedida para informar que dejaba la dirección de Podemos para centarse únicamente en sus responsabilidades parlamentarias. Bescansa una etapa.

El gran punto de inflexión llegaría con la crisis catalana el pasado mes de octubre, cuando la cofundadora de la formación «morada» criticó duramente el proyecto político para España de Pablo Iglesias. «A mí me gustaría un Podemos que le hablase más a España y a los españoles y no solo a los independentistas», declaró criticando la dirección de la formación y sin posicionarse de una manera clara en contra del «procés». El distanciamiento de Bescansa de la línea oficial de su partido fue apoyada por otras figuras clave de la formación como Luis Alegre -otro de los fundadores de Podemos y ex secretario general en la Comunidad de Madrid - y Esperanza Gómez -portavoz adjunta del grupo parlamentario de Podemos Andalucía.

Días antes la dirección del grupo parlamentario había dado a conocer la decisión de sustituir a Bescansa de su puesto como portavoz en la Comisión Constitucional - organismo que se encargará de la reforma de la Carta Magna- para poner en su lugar a Irene Montero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos