Matan de un disparo al dueño de una casa en Murcia

La Guardia Civil toma muestras a la puerta del domicilio donde murió tiroteado un hombre en Yéchar (Murcia)./Edu Botella / LA VERDAD
La Guardia Civil toma muestras a la puerta del domicilio donde murió tiroteado un hombre en Yéchar (Murcia). / Edu Botella / LA VERDAD

La Guardia Civil busca a los tres presuntos asaltantes de la vivienda de Yéchar en la que también fue hallada una plantación de marihuana

JOSÉ LUIS PIÑERO

Un vecino de la pedanía muleña de Yéchar (Murcia) falleció la pasada madrugada tras recibir un disparo en su propio domicilio, durante un asalto protagonizado presuntamente por tres individuos, según informaron fuentes policiales. Las primeras investigaciones apuntan como móvil a un posible un ajuste de cuentas, aunque tampoco se descarta el robo.

El suceso se produjo a las 2:30 horas, momento en el que la pareja de la víctima alertaba al Centro de Coordinación de Emergencias de que su compañero se encontraba gravemente herido al haber sido disparado. De inmediato patrullas de Policía Local de Mula y Guardia Civil, junto con varias ambulancias, se trasladaron hasta el lugar, una calle de Yéchar en las cercanías del restaurante-bar Cervantes, donde comprobaron que la víctima ya había fallecido. Ser procedió entonces a requerir la presencia del juez de guardia y del equipo forense.

Según declaró la mujer a la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de la investigación, tres individuos abrieron la puerta de la casa y dispararon a bocajarro al hombre, de 37 años y vecino de la pedanía muleña, aunque oriundo de Albudeite.

El alcalde de Mula, Juan Jesús Moreno, que fue informado del suceso a primera hora de la mañana, comentó a 'La Verdad' que ha llamado mucho la atención de los investigadores que «se haya encontrado una gran plantación de marihuana justo al lado de la casa de la víctima», motivo por el cual el sargento de la Benemérita se puso en contacto con el regidor para que «se le prestaran los servicios del equipo de mantenimiento para la retirada de la plantación». En total, ha sido retirado un alijo de 130 plantas, de unos 80 centímetros de altura cada una.

No obstante, el primer edil remarcó que «la pedanía muleña es una localidad muy tranquila y de gente muy trabajadora y esta situación es muy desagradable».