La meteorología hace sufrir al Cantábrico

Este martes en Alto Campoo el viento comenzaba a soplar fuerte/Alto Campoo
Este martes en Alto Campoo el viento comenzaba a soplar fuerte / Alto Campoo

A pesar de tener el 100% del dominio esquiable disponible, el viento ha obligado a cerrar Valgrande-Pajares o a dejar bajo mínimos la estación de Alto Campoo

JUANJO GONZALOMADRID

El comienzo de marzo ha traído muchas alegrías a las estaciones de invierno. Jornadas vacacionales en las que muchas familias se han juntado para disfrutar de un largo fin de semana en la nieve y una fiesta de Carnaval a la que cada temporada más centros acaban uniéndose. No es el caso de Alto Campoo, donde la celebración es toda una tradición año tras año, llenando sus pistas de aficionados ataviados con sus mejores disfraces para pasar un gran día sobre los trazados cántabros.

Sin duda, la mejor forma de acabar el domingo, justo después de unos días en los que la estación presentaba el 100% del dominio disponible para deleite de los esquiadores y los snowboarders. Contaba ni más ni menos que con sus 22 pistas disponibles y con su Snowpark. Unas instalaciones en las que todo estaba preparado para vivir unos días excelentes con la llegada de jóvenes y mayores.

La imagen de algunas estaciones contrasta con la actualidad de San Isidro
La imagen de algunas estaciones contrasta con la actualidad de San Isidro / San Isidro

Tan solo han pasado tres días desde entonces y el cambio de la climatología ha sido drástico. El sol ha desaparecido por completo y progresivamente se han ido cerrando, de forma momentánea, algunos trazados, por la aparición de las lluvias y de un fuerte viento que provoca una situación muy incómoda. Este miércoles se ha alcanzado el límite, con la apertura, tan solo, de dos pistas y unas rachas muy intensas de aire.

San Isidro, por su parte, sigue manteniendo los más de 30 kilómetros disponibles de pistas

A pesar de que la situación no es nada parecida en San Isidro, otro de los grandes centros de la Cordillera Cantábrica, también en Asturias se sufre estos días. Valgrande-Pajares comenzó cerrando sus cotas altas y actualmente la estación permanece clausurada por motivos meteorológicos. Serán unos días en los que se espera, además, que la lluvia caída pronto se convierta en oro blanco para seguir afianzando unos dominios que viven en estos meses de 2019 un momento excelente.