El arzobispo emérito de Burgos, Francisco Gil, administrará temporalmente la diócesis de Ciudad Rodrigo

El anterior arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, asumirá la responsablidad de la diócesis de Ciudad Rodrigo/GIT
El anterior arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, asumirá la responsablidad de la diócesis de Ciudad Rodrigo / GIT

El que fuera arzobispo de Burgos hasta noviembre de 2015 asumirá temporalmente las funciones del obispo de Ciudad Rodrigo, Raúl Berzosa

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El arzobispo emérito de Burgos, Francisco Gil Hellín, asumirá de manera interina las funciones del obispo de Ciudad Rodrigo, Raúl Berzosa, que ha solicitado formalmente «retirarse durante un tiempo, por motivos personales, del gobierno pastoral de la mencionada diócesis», según ha confirmado la Conferencia Episcopal en un comunicado en el que da cuenta de la aceptación de la renuncia por parte del Papa.

Una vez formalizado el permiso papal, el Nuncio en España ha informado de que el Pontífice ha nombrado al arzobispo emérito de Burgos administrador apostólico 'Sede Plena et ad nutum Sanctae Sedis' de la diócesis de Ciudad Rodrigo. Esto es, que asumirá las funciones de Berzosa de manera temporal.

Gil Hellín regresa de esta forma a la primera línea del ejercicio pastoral después de ceder su puesto al frente de la diócesis de Burgos en favor de Fidel Herráez en noviembre de 2015. Entonces, tras 13 años como arzobispo de Burgos, Gil Hellín solicitó su retirada al Papa y éste nombró a Fidel Herráez.

Tras esa sustitución, Gil Hellín regresó a su Murcia natal, donde ha estado colaborando en diferentes ámbitos con la diócesis hasta que el Pontífice ha solicitado que asuma la administración de la diócesis de Ciudad Rodrigo de manera temporal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos