La Asociación Viyuela de Frandovínez se queda sola en la limpieza del río tras desentenderse las administraciones

Voluntarios del pueblo de Frandovínez limpiando la ribera del río Arlanzón. /Asociación Cultural Viyuela
Voluntarios del pueblo de Frandovínez limpiando la ribera del río Arlanzón. / Asociación Cultural Viyuela

Esta asociación cultural contactó con Diputación, la Junta y la CHD | Al final, son los voluntarios los que están recuperando este entorno de alto valor

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Asociación Cultural Viyuela, del pueblo burgalés Frandovínez, se ha fijado como objetivo prioritario recuperar a lo largo de este 2019 la ribera del río Arlanzón a su paso por el término municipal de la localidad. Para ello llevaran a cabo dos acciones diferentes, primero están podando las ramas que invaden lo que fue un paseo y después allanan con maquinaria apropiada las irregularidades del terreno causadas por diversas obras.

La última intervención realizada fue la del pasado fin de semana y es la tercera que se ejecuta, con la participación de entre 20 y 25 personas voluntarias. Estas jornadas se han dedicado, especialmente, a la limpieza de basura y a la mencionada poda, con la debida autorización de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD).

Para contar con ayuda de cara a estas labores, desde esta asociación se contactó con los servicios de la Junta de Castilla y León, con la Diputación de Burgos y con la CHD. Se planteó la necesidad y el deseo de llevar a cabo esta actuación y se solicitó el apoyo técnico y económico necesarios para realizar la tarea de manera eficaz. «Lamentablemente parece ser que ninguno de estos organismos dispone de medios para ello y se han desententido de una labor que entendemos les compete», explican desde la Asociación Cultural Viyuela.

Ahora esperan poder acceder a la única vía de apoyo que les queda, el Programa de la Fundación Caja de Burgos asociado a la intervención de voluntariado y medio ambiente. «Su aporte económico haría posible intervenir en el suelo con la maquinaria específica y el apoyo técnico facilitaría hacerlo con los resultados más idóneos», añaden desde la asociación.

Por su parte, seguirán actuando, en futuras jornadas, para lograr la recuperación y el mantenimiento de esta zona natural. Se trata de un corredor verde y el entorno de La Tabla de la ribera del río Arlanzón, en el tramo ubicado entre la autovía Burgos-Valladolid y el puente en construcción del futuro paso del AVE. Un espacio de alto valor histórico, biológico, cultural y paisajístico. Acoga una rica fauna fluvial que tiene en el agua y el arbolado uno de los pocos refugios para su pervivencia.

La Tabla y su entorno ha sido un lugar de paseo y baño, de pesca y disfrute por excelencia. «Es un bien de valor para el pueblo», señalan desde la asociación. «Diversas actuaciones públicas, efectuadas en la ribera y en el entorno en los últimos diez años lo han degradado hasta tener en la actualidad un aspecto de abandono general que imposibilita su uso y refleja la dejadez y el desinterés por una zona con gran valor medioambiental», añaden.

Más información