Burgos y Álava tienden puentes para «mejorar la calidad de vida» de los treviñeses | BURGOSconecta

Burgos y Álava tienden puentes para «mejorar la calidad de vida» de los treviñeses

Los presidentes de ambas instituciones, Ramiro González y César Rico, han suscrito los convenios./GIT
Los presidentes de ambas instituciones, Ramiro González y César Rico, han suscrito los convenios. / GIT

Las diputaciones de ambos territorios aparcan su debate sobre la territorialidad del enclave y firman siete convenios para coordinar la prestación de servicios

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Aparcar diferencias y trabajar de manera conjunta en beneficio de la ciudadanía. Ese es el objetivo perseguido por la Diputación Foral de Álava y la Diputación de Burgos, dos instituciones que durante décadas han vivido de espaldas la una de la otra y que hoy han tendido puentes para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos del enclave de Treviño con la firma de siete convenios de colaboración.

«Los treviñeses van a poder beneficiarse de los mismos servicios que se prestan a los alaveses» Ramiro González

Se trata de los primeros convenios redactados para desarrollar el Acuerdo Marco alcanzado entre ambas instituciones hace ahora un año. Unos documentos que regulan de la prestación de diferentes servicios por parte de la Diputación Foral en territorio burgalés. De esta forma, los convenios abordan materias como la promoción de actividades culturales y la normalización del euskera en el enclave, el desarrollo de proyectos de conservación y mantenimiento de infraestructuras, la coordinación en las políticas contra la violencia de género, la promoción de políticas de juventud, la conservación de bienes artísticos y la atención a dependientes y personas con discapacidad.

En virtud de todos esos acuerdos, ratificados en la biblioteca del Monasterio de San Agustín con la firma del presidente de la Diputación de Burgos, César Rico, y del diputado general de Álava, Ramiro González, todos los vecinos del enclave podrán beneficiarse de los servicios que presta la Diputación Foral en igualdad de condiciones con respecto a los ciudadanos alaveses.

Asimismo, el paquete de convenios se complementa con otro dedicado específicamente a la mejora en la coordinación de los servicios de protección civil. En este caso, el mapa de afección del convenio se extiende también a otros territorios limítrofes, como Bozoó, Berberana o San Zadornil. Municipios que, por su cercanía, están mejor cubiertos ante posibles emergencias por los parques de bomberos profesionales de Nanclares, Espejo o Amurrio.

Voluntad política

En este sentido, tanto Rico como González han querido poner en valor la importancia de la firma de estos siete convenios. En primer lugar porque ponen punto y final a una etapa caracterizada por la falta de acuerdo entre ambas instituciones, enfangadas durante décadas por el debate sobre la territorialidad del enclave. Y en segundo lugar porque plantean cordura para «mejorar la calidad de vida» de los ciudadanos del enclave sin renunciar a las «posiciones políticas» asentadas a ambos lados de la frontera.

Unas posiciones políticas que, por cierto, no han cambiado un ápice. Y es que, las instituciones alavesas insisten en que el enclave ha de integrarse en Álava antes o más tarde. «No hemos renunciado a nuestra posición sobre un conflicto que hay que resolver», ha asegurado González. Eso sí, el propio diputado general alavés ha reconocido que la resolución de ese conflicto «no es responsabilidad» de las diputaciones, sino del Parlamento nacional.

La firma de los convenios se ha materializado en la biblioteca del monasterio de San Agustín. / GIT

Sea como fuere, ambas instituciones han entendido que la situación exigía de «diálogo». Un diálogo que ha sido posible gracias a la «voluntad» de tender puentes, aunque su encaje no haya sido sencillo. De hecho, tanto Rico como González han insistitdo en agradecer el esfuerzo de los departamentos técnicos y jurídicos de ambas diputaciones por dar cobertura legal a la voluntad política.

Aportaciones económicas

Ahora, una vez rubricados los convenios, toca ponerlos en práctica. Para ello, la Diputación de Burgos ha reservado este año dos partidas económcias de 100.000 euros que permitan sufragar los costes de la prestación de los servicios ofrecidos por Álava. Será el propio desarrollo de cada uno de los convenios el que marque el coste de los mismos.

A partir de ahí, la intención es constituir sendas comisiones de seguimiento que permitan evaluar la eficacia de las líneas de colaboración durante los dos años (más otros dos de prórroga) de vigencia de los convenios y estudiar, en todo caso, nuevas colaboraciones en otros ámbitos.

A este respecto, puede resultar fundamental también la voluntad de la Junta de Castilla y León y del Gobierno Vasco, que de momento han dado su visto bueno a los convenios y podrían avanzar en los próximos meses en una dirección similar en materias como Sanidad o Educación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos