En busca de los restos perdidos del dinosaurio de Torrelara

Miembros del CAS han acercado hasta la Diputación algunos de los restos hallados la pasada campaña/IAC
Miembros del CAS han acercado hasta la Diputación algunos de los restos hallados la pasada campaña / IAC

El Colectivo Arqueológico Salense inicia el 7 de julio la XV campaña de excavaciones paleontológicas con 22 investigadores que buscarán restos de un diplodocoideo

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Los investigadores paleontológicos volverán este mes de julio a la Sierra de la Demanda para dar con los mayores restos posibles de un dinosaurio diplodocoideo, que ya concedió algunas alegrías al Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas (CAS) el pasado año. Del 7 al 22 de julio, este colectivo celebrará la XV Campaña de Excavaciones Paleontológicas, con una segunda intervención en el yacimiento Valdepalazuelos-Tenadas del Carrascal.

Los restos encontrados el pasado año en esa ubicación han despertado el interés del CAS, que vuelve y amplia la zona de excavaciones en otros 100 metros cuadrados. Las 14 vértebras encontradas de diferentes ubicaciones de un ejemplar diplodocoideo -especie característica por su largo cuello y cola- han «invitado» a seguir trabajando en la búsqueda de sus restos. Además, el hecho de que se trate de un ejemplar poco común en la península ibérica, incluso Europa, aporta mayor trascendencia al hallazgo.

Sin embargo, falta sumar esfuerzos para conseguir encontrar los mayores restos posibles de la estructura ósea superior, dado que los hallazgos del pasado año sólo eran de la zona baja. Para ello, el equipo que dirige el director del Museo de los Dinosaurios de Salas de los Infantes, Fidel Torcida, estará formado por una treintena de personas, de las cuales 22 serán investigadores. Además, entre los participantes habrá un titulado de Méjico y otro de Bélgica.

Por otro lado, Torcida ha destacado que está búsqueda también tiene valor por la antigüedad de los restos, que datarían de hace 145 millones de años, tratándose de los más antiguos de la provincia. Esta datación está a caballo entre la era Jurásica y Cretácica y coincide con las icnitas encontradas entre Quintanilla de las Viñas y Mambrillas de Lara.

La comparativa de los descubrimientos que realice el CAS, con los que ya se conocen en todo el continente, podría llevar a conocer nuevos hábitos de esta especie. Si bien, esta podría ser la última campaña dedicada al diplodocoideo, ya que una pared de tierra limita la expansión de este yacimiento y para continuar sería necesario acometer un movimiento de tierras muy costoso.

En este sentido, Torcida ha aprovechado para agradecer la colaboración de Roberto Ortega, el propietario de la finca sobre la que se está trabajando y que no solo ha facilitado los trabajos del equipo, sino que también ha ayudado en los hallazgos y conservación de los restos.

Una de las vértebras encontradas en la pasada campaña
Una de las vértebras encontradas en la pasada campaña / IAC

Restos sin espacio

A pesar del importante trabajo que desarrollan desde el CAS, Torcida ha asegurado que «las condiciones son muy malas» porque siguen careciendo del espacio suficiente, tanto para exponer, como para almacenar y estudiar los restos que encuentran. Además, la Junta de Castilla y León, que llegó a comprometerse a construir un nuevo Museo de los Dinosaurios, hace años que no se pronuncia y tampoco se registran avances.

En este contexto, sólo se logran mejoras en las actuales instalaciones con el modesto apoyo del Ayuntamiento de Salas de los Infantes. La última de las mejoras notables será la construcción de un módulo, anexo al edificio, que permitirá ampliar el espacio de almacenaje y albergar el taller de restauración. Además, este último estará abierto al público, a través de ventanas directas. Todo ello para mejorar las condiciones de un Museo que registra desde 2015 una subida de visitantes anuales, llegando a superar los 190.000 desde su apertura en 2001.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos