Las casas rurales de la provincia rozan el lleno en Nochevieja

Las casas rurales de la provincia rozan el lleno en Nochevieja

El presidente de Turalbur celebra la alta ocupación en navidad, pero insiste en que hace falta mantener la tendencia todo el año

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

De un tiempo a esta parte, la Nochevieja se ha convertido en una fecha clave para el turismo rural, no solo de Burgos, sino del conjunto del territorio nacional. Así lo demuestran los datos de ocupación que presentan las casas rurales año tras año, que en muchos casos cuelgan el cartel de completo con semanas de antelación. Y eso es precisamente lo que ha sucedido en la provincia, cuyas casas rurales presentan una ocupación cercana al cien por cien durante este fin de semana.

Las casas rurales más grandes se reservaron hace varias semanas

Según explica Francisco Hernansanz, presidente de la Asociación de Turismo Rural de Burgos (Turalbur), la Nochevieja ya «se ha consolidado» como referente para el sector. Eso sí, en los últimos años se ha ido registrando un cambio de concepto paulatino. Y es que, según afirma, «antes hablábamos de grupos de amigos, pero cada vez es más común la presencia de familias enteras» que buscan un pequeño refugio para pasar juntos una noche especial.

Además, la coincidencia este año de la celebración de la Nochevieja en fin de semana «ha animado» un poco más la reserva de plazas. De hecho, «las casas rurales más grandes se reservaron hace varias semanas» y las últimas plazas que quedaban libres eran las correspondientes a habitaciones independientes.

En este sentido, Hernansanz valora la situación geográfica de Burgos. No en vano, «muchas familias que viven separadas buscan un punto intermedio para reunirse» entre zonas como el País Vasco y Madrid, asegura. De esta forma, la principal inquietud de las familias pasa por «buscar tranquilidad» más allá de las habituales ofertas de ocio en la naturaleza con las que cuentan normalmente los alojamientos rurales.

Mantener la tendencia

Sea como fuere, la alta ocupación de este fin de semana sirve para paliar un poco la situación que vive el sector en la provincia. Cierto es que Nochebuena y Navidad también «se van consolidando poco a poco» como referente para el turismo rural, con ocupaciones superiores al 60 por ciento, pero lo cierto es que «hace falta una mayor ocupación». «Octubre y noviembre no han sido tan buenos como esperábamos» y ahora se acercan unos meses como enero y febrero en los que la tasa de ocupación es prácticamente nula, subraya Hernansanz.

Por eso, entiende, se necesita seguir trabajando en el impulso del turismo rural , ya sea a través de las instituciones o por las redes sociales, donde Turalbur ha comenzado a moverse de manera profesional en los últimos meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos