Las confederaciones definen nueve zonas nuevas de riesgo potencial de inundación en Burgos

Río Arlanza a su paso por Lerma./BC
Río Arlanza a su paso por Lerma. / BC

Los nuevos espacios alcanzan una longitud de 45,37 kilómetros | La provincia cuenta con 86 tramos ARPSI, 60 en la cuenca del Ebro, 25 en la del Duero y una en la del Cantábrico

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Las Confederaciones Hidrográficas del Duero (CHD) y del Ebro (CHE) han señalado nueve nuevas zonas de riesgo potencial de inundación en la provincia de Burgos tras proceder en ambos organismos de cuenca a la revisión y actualización de la Evaluación Preliminar de Riesgo de Inundación (EPRI) y a la identificación de las Áreas con Riesgo Potencial Significativo de Inundación (ARPSI) correspondiente al segundo ciclo de la Directiva Europea de Inundaciones.

Estos nueve nuevos lugares, denominados oficialmente tramos ARPSI, alcanzan los 45,37 kilómetros de longitud de masas de agua. Seis zonas pertenecen a la cuenca del Ebro y se encuentran junto a los ríos Jerea (tres), Nela, Obécuri y Tirón, mientras que los tres restantes aparecen en la vertiente atlántica, en los ríos Bañuelos, Duero y Arlanza.

El reto de la Directiva Europea de Inundaciones es obtener un adecuado conocimiento y evaluación de los riesgos asociados a las inundaciones y lograr una actuación coordinada de todas las administraciones públicas y la sociedad para reducir las consecuencias negativas de estos sucesos. «La protección absoluta frente a las avenidas no es posible. El objetivo es aprender a convivir con ellas, minimizando en lo posible sus efectos», explican desde la CHE.

Por ello, la CHD indica que seleccionó los lugares donde el uso del suelo es intensivo y coincide con zonas aluviales y torrenciales definidas con inundabilidad alta por su alto riesgo. Por su parte, la CHE aplicó una metodología que tiene en cuenta tanto la peligrosidad como la vulnerabilidad de las áreas.

En total, sumando las nuevas áreas, la provincia de Burgos cuenta con 86 zonas ARPSI, 60 en la vertiente mediterránea (CHE), 25 en la atlántica (CHD) y una en la cantábrica (Confederación Hidrográfica del Cantábrico). La longitud total se eleva aproximadamente hasta los 239 kilómetros, ya que algunos tramos se adentran en otros territorios. 183 kilómetros se encuentran en la demarcación del Ebro, 43 en la del Duero y 13,7 en la del Cantábrico.

Cuenca del Ebro

Los nuevos tramos ARPSI de la cuenca hidrográfica del Ebro en Burgos suman una longitud de 40,35 kilómetros de masas de agua. El más largo que ha fijado la CHE tras la última actualización está ubicado junto al río Tirón. Tiene una longitud de 22,3 kilómetros y afecta a los términos municipales de Cerezo de Río Tirón, Fresno de Río Tirón y Belorado. Además es la zona con riesgo potencial significativo de inundación más larga de todo el territorio provincial, el único cuyas aguas llegan a los tres mares que bordean la península Ibérica: Mar Cantábrico, Mar Mediterráneo y Océano Atlántico.

Aumentan de longitud seis tramos en la CHE

La revisión y actualización de tramos de las Áreas de Riesgo Potencial Significativo de Inundación (ARPSI) de la CHE y la CHD han ampliado considerablemente diez tramos, seis en la cuenca del Ebro y cuatro en la cuenca del Duero.

En la parte norte, el cambio más significativo se ha registrado en la ARPSI del alto Ebro en Miranda.La delimitación de potencial riesgo de inundación aumenta desde los 3,08 kilómetros hasta los 15,09 kilómetros lineales (algunos de ellos en territorio vasco). Ahora, se considera espacio con potencial riesgo de inundación la ribera del Ebro entre la ciudad mirandesa e Ircio y las orillas del río Bayas entre la alavesa Ribera Baja y su desembocadura en el Ebro.

El tramo de la ARPSI del río Ebro entre Frías y Valle de Tobalina pasa de 3,52 kilómetros a 6,47 kilómetros al extenderse hasta la localidad fredense; mientras que la zona con riesgo de inundación del río Jerea en Trespaderne, la que afectaba a las inmediaciones de la localidad (970 metros), aumenta hasta los 4,33 kilómetros y llega hasta Pedrosa de Tobalina, municipio de Valle de Tobalina.

Asimismo, se suman los últimos 1.340 metros del arroyo del Valle en la zona ARPSI del río Ayuda en Ventas de Armentia (Condado de Treviño) y los últimos 4,4 kilómetros del arroyo de Mundilla (aproximadamente desde Pedrosa de Valdelucio -Ayuntamiento de Valle de Valdelucio-) al tramo del arroyo del Reverdido en Basconcillos del Tozo. Ambas incorporaciones dan como resultado que las zonas tengan una distancia de 2,71 kilómetros y 6,38 kilómetros, respectivamente.

Por último, también ha crecido (de 1,29 a 4,52 kilómetros) la zona de riesgo potencial significativo del Oroncillo en Pancorbo al incluir los 3,23 kilómetros del curso del río antes de llegar al casco urbano de la villa pancorbina.

Respecto al río Jerea, los nuevo tramos ARPSI están situados en los municipios de Valle de Losa, Merindad de Cuesta Urría y Trespaderne y tienen una longitud de 3,85 kilómetros, 330 metros y 4,09 kilómetros, respectivamente.

Concretamente, el tramo de Valle de Losa comienza en las inmediaciones de San Pantaleón de Losa y finaliza en Quintanilla la Ojada, mientras que los dos siguientes se ubican junto al casco urbano de Quintana-Entrepeñas (Merindad de Cuesta Urría) y entre la localidad de Virués y la desembocadura en el río Ebro (Trespaderne).

Por su parte, la nueva zona de riesgo significativo del río Nela mide 8,24 kilómetros y comienza en el casco urbano de Nofuentes (Merindad de Cuesta Urría) y acaba en la desembocadura en el Ebro, punto que está ubicado en el termino municipal de Trespaderne. Mucho más corto, 1,54 kilómetros, es el tramo fijado en el río Obécuri, en las inmediaciones de la localidad del mismo nombre, que pertenece al Ayuntamiento de Condado de Treviño.

Valle del Duero

La CHD ha destacado tres puntos nuevos que suman 5,02 kilómetros de masas de agua. Estos tramos ARPSI están situados en Palacios de la Sierra, a orillas del Arlanza y cuenta con 1,06 kilómetros, y en Aranda de Duero, junto al río Duero (2,47 kilómetros) y al río Bañuelos (1,49 kilómetros).

Tres zonas modificadas en el Arlanza, una en el Arlanzón y otra en la capital

La CHD ha ampliado el tramo de la ARPSI del río Arlanzón en San Medel de 1,15 a 3,77 kilómetros para incluir la zona del casco urbano y dos urbanizaciones de la localidad y el del arroyo Cardeñadijo a su paso por el término municipal de Burgos desde los 5,49 a los 9,36 kilómetros.

Más al sur, a orillas del Arlanza, el organismo de cuenca ha modificado las zonas de Salas de los Infantes (la zona ha aumentado de 0,95 a 1,41 kilómetros) y de Lerma, que ahora cuenta con 1.550 metros de longitud, cuando anteriormente contaba con solo 470. En ambos casos se ha incluido la zona más cercana a los núcleos urbanos que sin consideración de tramo con riesgo potencial.

El resto de tramos de la CHD han sufrido leves ajustes y cambios longitudinales.

Asimismo, hay que destacar que el proceso de revisión y actualización de la EPRI de la CHC únicamente mantiene el único tramo ARPSI de la demarcación en la provincia de Burgos. El río es el Cadagua, tiene una longitud de 13,7 kilómetros y la zona de peligro está ubicada en el término municipal del Valle de Mena.

Primer paso para los Planes de Riesgo

La EPRI y la identificación de las ARPSI son el primer paso para la elaboración de los Planes de Riesgo de cada zona como marca la Directiva Europea. El Comité de Autoridades Competentes de la CHE ya informó favorablemente de ambos documentos. Por su parte, la EPRI de la CHD permaneció a exposición pública hasta el pasado 15 de diciembre y el estudio de la CHC está aún pendiente de aprobación.

La siguiente fase será la elaboración de los mapas de peligrosidad, en los que se marca la probabilidad alta, media o baja de inundación, y de los mapas de peligrosidad de cada zona, en los que se señala la vulnerabilidad por número de habitantes afectados, la actividad económica, las instalaciones industriales o el patrimonio cultural.

El último paso es la elaboración de los Planes de Riesgo, en los que se incluirán los programas de medidas que cada una de las administraciones debe aplicar en el ámbito de sus competencias. Estos documentos tendrán que estar actualizados en diciembre de 2021. Mientras tanto, seguirán en vigor los planes correspondientes al primer ciclo de la Directiva Europea.