Los parques de bomberos de Oña y Briviesca estrenan vehículos. Los voluntarios de la localidad oniense han recibido un vehículo autobomba rural todo-terreno, mientras que los de la capital burebana utilizarán, tras la última inversión de la Diputación por valor de 400.000 euros, un camión autobomba urbano, según ha explicado esta mañana el presidente de la institución provincial, César Rico.

Esta entrega era una demanda muy reclamada desde los dos ayuntamientos y los regidores así lo han hecho saber. El alcalde de Oña, Arturo Pérez, ha manifestado que el anterior vehículo tiene una treintena de años y que está «obsoleto». «Con estos camiones se va a mejorar la atención a los lugares donde lo demanden», ha agregado.

Por su parte, el primer edil de Briviesca ha agradecido a la Diputación el esfuerzo económico a la hora de adquirir del camión, pero ha recordado que su aspiración «es que se tendiera hacia la profesionalización de los parques de bomberos». «El trabajo de los voluntarios es adecuado en la provincia pero hay que aspirar a que el servicio sea más profesional», ha matizado.

Rico: «Desde la Diputación estamos esperando la unificación de criterios»

El presidente de la Diputación ha explicado que quiere que la Junta de Castilla y León unifique los criteros en la comunidad autónoma respecto a la funciones de cada administración en lo relativo a la extinción de incendios.

«Cada provincia es un mundo. Es verdad que las nueve funcionan con bomberos voluntarios sin perjuicio de que existan parques profesionales en los municipios de más de 20.000 habitantes, pero estamos intentando que la Junta coordine las actuaciones de las Diputaciones», ha declarado Rico.

Eso sí, ha manifestado que la institución provincial tendrá que ir «poco a poco» en el camino de buscar bomberos profesionales para que «nadie se sienta fuera de un servicio básico», ha concluido.

Los vehículos sustituidos aún son útiles y, por ello, seguirán prestando servicio en Torresandino y Valle de Sedano.

 

Fotos

Vídeos