La caída de población burgalesa no afecta al número de diputados provinciales

Pleno de la Diputación. /Gabriel de la Iglesia
Pleno de la Diputación. / Gabriel de la Iglesia

La pérdida de población es un rasgo común a todas las provincias de Castilla y León | En las elecciones de 2019 se elegirán 81 procuradores para las Cortes y no 84, como en el 2015

AYTHAMI PÉREZBURGOS

La provincia de Burgos pierde población, como el resto de provincias de Castilla y León. Además de comprometer el futuro de esta región, esta sangría de población tiene consecuencias directas en la elección de representantes públicos. Según los últimos datos del padrón, aprobados por el Consejo de Ministros y referentes a enero de 2017, Castilla y León perdería tres procuradores en los próximos comicios autonómicos, los que se celebrarán en mayo de 2019. Puede que este número sea menor, en función de la población que haya perdido Soria según las cifras oficiales de enero de 2018.

Los datos del padrón a fecha de 1 de enero de 2018 son los que servirán para calcular el número de escaños asignados a cada provincia. Burgos aportó 11 escaños a las Cortes de Castilla y León y en las próximas elecciones, las de 2019, este número se mantiene.

La población de la provincia burgalesa disminuye pero, por el momento, no afecta al número de sus representantes en las Cortes ni tampoco al número de diputados provinciales. En 2017 la provincia contaba con 358.171 personas y, con cifras provisionales, a enero de 2018 disminuyeron a 355.509. Para perder un procurador en las Cortes, esta cifra debería bajar de las 340.000. Las cifras definitivas quedarán reflejadas en el próximo real decreto para la convocatoria electoral.

En el caso de la Diputación, el número de diputados provinciales que saldrán de las elecciones del próximo mes de mayo seguirá siendo de 25, pese al descenso poblacional. El número mínimo de diputados, según estipula la Ley de Régimen Electoral General, es de 25 para provincias de hasta 500.000 habitantes.

Que la población de los pueblos disminuya, por tanto, no afecta al número de diputados, ya que, además, sostienen la institución provincial, sobre todo, las circunscripciones electorales de Burgos, Aranda de Duero y Miranda de Ebro. Esta es una de las principales críticas que se vierten sobre esta institución, que los grandes núcleos de población son los que más peso tienen en ella.

También se critica que la elección de los diputados no es directa pero, como explican fuentes de la Diputación de Burgos, «estos pasan por una 'doble votación'». Para ser diputado es necesario ser concejal o alcalde de algún pueblo burgalés o la capital. La Diputación está integrada por 25 diputados y los Partidos Judiciales actúan como circunscripciones electorales.

En función de la población de cada circunscripción estas eligirán un número determinado de diputados hasta llegar a 25. La circunscripción de Burgos elige a 15 diputados, la de Aranda de Duero a 3, la de Miranda de Ebro a otros 3 y las de Salas de los Infantes, Lerma, Briviesca y Villarcayo a un diputado. En las primeras elecciones tras la dictadura de Franco, la circunscripción de Burgos solo elegía a 8 diputados, Villarcayo a 3 y Lerma, Salas y Briviesca a 2.

La pérdida poblacional de zonas como las Merindades, la comarca del Arlanza o Briviesca, que han pasado a tener solo un diputado, se ha visto compensada por la población de Burgos y los pueblos del Alfoz. La circunscripción de Burgos engloba a unos 135 pueblos. Estas pequeñas circunscripciones no pueden perder ese diputado, por mucho que merme su población, porque quedarían sin representante. Pero para ellas peor es la reducción de subvenciones por la merma de población.

¿Cómo se eligen los diputados burgaleses?

Las diputaciones provinciales se constituyen después de la formación de los Ayuntamientos. La Junta Electoral Central reparte los escaños a los partidos políticos según la conocida fórmula D'Hondt, entre las formaciones políticas que tienen concejales y según el número de votos que han obtenido en las elecciones.

Así, los diputados provinciales sales de los concejales y alcaldes de los diversos Ayuntamientos de la provincia.

Los concejales y alcaldes que deseen ser diputados provinciales deben presentar su candidatura ante la Junta Electoral Central y allí serán votados por el resto de concejales y alcaldes.

En el caso de la Diputación de Burgos, por ejemplo, Imagina Burgos y Ciudadanos, tienen tres y dos diputados, gracias a los votos obtenidos en la capital.

Pasado un mes de la formación de los Ayuntamientos, la Diputación estaría constituida. En el primer Pleno provincial se elige al presidente, por votación del resto de diputados.

 

Fotos

Vídeos