Las cisternas de Diputación reducen un 76% sus servicios en el último año y reparten 1,6 millones de litros de agua

Imagen de un depósito de agua/Antonio de la Torre/El Norte
Imagen de un depósito de agua / Antonio de la Torre/El Norte

La temporada 2017 se repartiron casi 450 cisternas, con 7,1 millones de litros de agua potable/ En la de 2018 se han llevado poco más de 100

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Las averías en el suministro y la contaminación de depósitos han sido las principales razones que han motivado buena parte de las solicitudes a Diputación de suministro de agua potable durante el último año. Así, entre septiembre de 2017 y agosto de 2018, el área de Fomento ha movilizado 103 cisternas, que han abastecido a 23 localidades de la provincia con alrededor de 1,6 millones de litros de agua. Se trata de un descenso «significativo» con respecto a los daños de la anterior campaña de 2017, en el que la sequía fue la gran protagonista.

Fomento calcula las temporadas de septiembre a septiembre, dejando a un lado los años naturales, pero aun así queda en evidencia que este 2018 ha sido mucho más tranquilo para el servicio de la Diputación, como apunta la diputada del área, Montserrat Aparicio. Las lluvias protagonistas de este año han llenado depósitos y manantiales, igual que en el pasado la sequía los vació. De este modo, la mayor necesidad se ha centrado en resolver contaminación de depósitos (que va en aumento) y problemas derivados de averías puntuales.

Con los datos en la mano, los que peor lo han pasado han sido los vecinos de Hoyales de Roa, a los que en julio hubo que enviar 25 cisternas con 400.000 litros de agua. Y estos fueron los únicos servicios realizados en este mes. Mientras, en agosto se repartiro 288.000 litros entre Cogollos, Villalba de Losa, Valle de Manzanedo, San Martín de Losa y Castrillo de Bezana.

Se trata de cifran que constrastan con las registradas el pasado año, cuando en julio se repartieron 1,1 millones de litros y en agosto, 3,4 millones. Septiembre, a falta de los datos oficiales, está siendo también tranquilo, cuando en 2018 las cisternas tuvieron que repartir 1,2 millones. Y la sequía, que perduró hasta bien entrado otoño, obligó a movilizar el servicio de Diputación también en octubre, con 800.000 litros y noviembre y diciembre, con 300.000 cada mes.

Un servicio a 400 euros

Sin embargo, en marzo, mayo y junio de 2018 no ha sido necesario contar con cisternas de la Diputación en ningún pueblo de la provincia. La Institución cuenta con 4 vehículos para este tipo de actuaciones, tres con capacidad de 16.000 litros y otro más pequeño, de 11.000 litros. El coste medio de cada servicio ronda los 400 euros y se paga entre Diputación y los ayuntamientos, si bien es cierto que en los últimos años se ha contado con una ayuda de la Junta de Catilla y León.

Castrojeriz, Carcedo de Bureba, Medina de Pomar, Pedrosa de Duero, Rayuela de Río Franco, Salas de los Infantes, Villadiego o Valle de Manzanedo han sido algunos de los municipios abastecidos en este último año. Al margen de Hoyales de Roa y sus 400.000 litros, destacan los 240.000 enviados a Pedrosa de Duero; los 112.000 de Condado de Treviño y Salas de los Infantes; los 96.000 de Pedrosa de Río Urbel; o los 80.000 que se han sumistrado a Castrojeriz, Valle de Valdebezana o Merindad de Valdivielso.

Así, en la campaña 2018 Diputación ha distribuido esos 1,6 millones de litros de agua, una cantidad inferior no solo a la de 2017 (7,1 millones) sino también a la de 2016. Entonces se enviaron 160 cisternas con 2,6 millones. En la anterior campaña, la de 2015, fueron únicamente 70 las cisternas movilizadas, con 1,2 millones de litros de agua.

 

Fotos

Vídeos