La Junta licitará los trabajos para recuperar 55 escombreras ilegales ubicadas en 43 municipios de Burgos

Imagen de archivo de una escombrera. /Jorge Sanz
Imagen de archivo de una escombrera. / Jorge Sanz

La Diputación y la Junta han acordado restaurar otras 130 escombreras ilegales de la provincia e implantar un sistema alternativo para la gestión de los residuos de construcción

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Junta de Castilla y León va a licitar mañana los trabajos para la recuperación de 55 escombreras ubicadas en 43 términos municipales de la provincia de Burgos. Estos depósitos ilegales, que habitualmente se consolidan por el vertido incontrolado de residuos de construcción y demolición procedentes, principalmente, de obras menores, producen importantes impactos ambientales y paisajísticos. Además, impiden el aprovechamiento de posibles recursos valorizables que puedan contener esos residuos.

Actualmente, la Junta ya ha concluido los trabajos de clausura y recuperación ambiental de 14 escombreras ubicadas en 11 términos municipales de la provincia de Burgos (Merindad de Montija, Vizcaínos (2), Campolara, Pinilla de los Barruecos, Rabanera del Pinar, Valdezate, Fuentelisendo, Fuentemolinos, Mambrilla de Castrejón y San Martín Rubiales).

A este compromiso se llegó la semana pasada, cuando se celebró la sesión constitutiva de la Comisión de Seguimiento del Convenio de colaboración para la recuperación ambiental de zonas degradadas por el depósito de residuos inertes (escombreras ilegales) en la provincia de Burgos. La Diputación de Burgos, el director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental de la Junta y el presidente del Consorcio Provincial de Residuos fueron las tres instituciones que firmaron este convenio ya en julio de 2018. Los representantes de las mismas se han reunido con técnicos de las respectivas administraciones para constituir una comisión de seguimiento que coordine las actuaciones y realiza un control y seguimiento de las inversiones, además de dar cuenta de los trabajos realizados hasta la fecha en el marco del convenio.

Entre los compromisos que las tres partes acordaron destaca la contratación y financiación de los trabajos de restauración ambiental de unas 130 escombreras ilegales diseminadas por la provincia, aspecto del que se encarga la Junta de Castilla y León, y la implantación de un sistema alternativo para la gestión de estos residuos de construcción y demolición mediante una red provincial de plantas de transferencia y pretratamiento, aspecto del que se encarga la Diputación.

El convenio, de carácter trianual (2018-2020), prevé una inversión total de 734.000 euros por parte de la Junta, 1.800.000 euros por parte de la Diputación y de 720.000 euros por parte del Consorcio Provincial de Residuos.

Acciones

Las administraciones provinciales participan en el convenio implantando un sistema de recogida separada de residuos de construcción y demolición de carácter domiciliario a través de una red de puntos limpios específicos y de plantas de transferencia y pretratamiento. La primera de estas ya se encuentra en funcionamiento en la localidad de Villadiego tras una inversión de 300.000 euros. Igualmente, se encuentra en construcción la planta del Valle de Mena, donde se prevé una inversión de 510.000 euros.

La tercera de las plantas de la red provincial, cuyo proyecto ya está redactado, se encontrará en Belorado y actualmente también se trabaja en la redacción del proyecto de la planta que preste servicio a la comarca de Pinares.

Más información