PP y Cs se reúnen a partir del lunes para cerrar un gobierno de coalición en la Diputación de Burgos

César Rico, acompañado de Ángel Guerra, saluda a Lorenzo Rodríguez/PCR
César Rico, acompañado de Ángel Guerra, saluda a Lorenzo Rodríguez / PCR

Cs insiste en que el pacto sigue vivo, por lo que Lorenzo Rodríguez tendría que ser el nuevo presidente | El PP afirma que toca hablar y cerrar un programa de gobierno

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El futuro de la Diputación de Burgos se decidirá la próxima semana.el pleno de constitución de la Institución Provincial está previsto para el viernes 28 de junio y, a partir del lunes, Partido Popular y Ciudadanos se sentarán a negociar para cerrar un acuerdo que permita poner en marcha un gobierno de coalición para los próximos cuatro años.

Así lo han confirmado esta mañana César Rico y Lorenzo Rodríguez, ambos presentes en la Fiesta del Curpillos. Rodríguez, quien se postula como candidato a presidir la Diputación, insiste en que el acuerdo PP-Cs de ámbito regional sigue vivo, así como sus consecuencias en Burgos, que serían precisamente su nombramiento como presidente.

No obstante, en el PP insisten en que «ya veremos», que toca hablar y alcanzar un acuerdo, ha explicado el actual presidente, César Rico. «Queda tiempo todavía para hablar con Ciudadanos y plantear un programa de gobierno para los próximos cuatro años«, ha afirmado, pues «es lo que nos importa».

Además, Rico asevera que toda la negociación se mostrará «con luz y taquígrafos», pues así se deben dar a conocer los acuerdos. Un futuro acuerdo en el que no solo se debatirá al asunto de la presidencia. Lorenzo Rodríguez ha afirmado que Cs llevará 33 puntos para negociar, con el objetivo de conseguir un cambio en la Diputación.

«Lo que quiere Cs no es entrar por entrar, sino que haya cambio y devolver la Diputación a los municipios», ha afirmado. Y eso solo se hace con un gobierno de coalición, pues Cs cuenta con 3 diputados, pero es un número insuficiente para dirigir la Institución, ha reconocido.

Rodríguez insiste en que solo se llegará a acuerdo si se suman 13 diputados, los suyos y los diez del PP. Y apela a la «lealtad», para que no ocurra como en el Ayuntamiento de Burgos, donde el equipo de Javier Lacalle apoyaba la investidura de Vicente Marañón, pero sin intención de entrar en el gobierno municipal. «No hay que ser egoístas», ha afirmado, ante lo que se presenta como una «labor difícil».

Tras las elecciones del 26 de mayo, el PSOE ganó por primera vez también en el ámbito provincial, donde cuenta con 11 diputados, y David Jurado será su candidato a presidir la Diputación. Junto a ellos está el diputado de Vox, pero a diferencia de lo ocurridoen el Ayuntamiento de Burgos, aquí es innecesario tanto para un pacto con PP como con el PSOE; la llave la tiene únicamente Cs.