Ecologistas en Acción denuncia que la macrogranja de Llano de Bureba se sitúa a solo 3 kilómetros del centro y el estudio es de «ínfima calidad»

Concentración de los vecinos ante la Delegación Territorial de la Junta en Burgos. /Aythami Pérez
Concentración de los vecinos ante la Delegación Territorial de la Junta en Burgos. / Aythami Pérez

La confederación de ecologistas ha presentado alegaciones al proyecto porque no se analizan correctamente ni las emisiones atmosféricas y ni la contaminación de suelos

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

Ecologistas en Acción ha presentado, al igual que Podemos y que el colectivo Granja No, alegaciones al proyecto de la macrogranja porcina que se quiere levantar en Llano de Bureba. La confederación ecologista señala que las balsas de purines se situarán en dos parcelas ubicadas a menos de tres kilómetros del centro urbano, «lo que generará un grave problema de contaminación y malos olores», explican.

También señalan que la empresa promotora ha presentado un estudio de impacto ambiental que, a juicio de Ecologistas en Acción, es de «ínfima calidad y se realiza con el único fin de cumplir formalmente con el trámite administrativo. En el documento no se analizan convenientemente las emisiones atmosféricas ni la contaminación de los suelos intrínsecas a una actividad de este tipo».

El año pasado ya se presentó a información pública un proyecto para instalar una explotación porcina en Llano de Bureba, frente al que se generó una importante oposición vecinal y al que Ecologistas en Acción también presentó alegaciones en contra. Este proyecto está abandonado pero ese mismo promotor ha comenzado ahora este para ubicar una macrogranja porcina más grande en el mismo lugar.

«En este proyecto, y por regla general en los del sector, no se establecen mecanismos adecuados de gestión de los lodos derivados de la instalación ganadera. Resulta complicado dado que el volumen en este tipo de instalaciones es excesivo y, por tanto, omitir la información resulta menos impactante que la realidad. La contaminación de los suelos afectará no solo a las fincas utilizadas, sino también a otras cultivadas o a las aguas. Sin embargo, el proyecto ni plantea fincas para la rotación, ni estudia los efectos de una aplicación sucesiva y continuada», apuntan desde Ecologistas en Acción.

También lamentan que la memoria del proyecto no recoja nada sobre la emisión de amoniaco a la atmósfera, de donde pasa a agua y suelo, siendo los excrementos de cerdos una de las principales causas. Para Ecologistas en Acción el proyecto «no resuelve la cuestión de la obtención de agua necesaria para el proyecto, ni del consumo energético o el tráfico de camiones».

Más información