La excavación en La Pedraja se cierra sin hallar la fosa de mujeres represaliadas al inicio de la Guerra Civil

Imagen de las excavaciones/BC
Imagen de las excavaciones / BC

Se ha excavado a principios de mes y, pese a que se tenía localizada, no se han encontrado los restos esperados | Se han iniciado diferentes líneas de investigación

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Localizar fosas comunes de la Guerra Civil, en las que el Bando Nacional acostumbraba a sepultar a los represaliados, es una tarea complicada pues en el mejor de los casos se conoce su ubicación aproximada, fruto del relato de los testigos. Este último supuesto sustentaba el proyecto de excavaciones para recuperar los cuerpos de un grupo de mujeres asesinadas durante los primeros días de la contienda, que habían sido enterradas en una fosa en La Pedraja.

Sin embargo, la actuación ha resultado más compleja de lo inicialmente previsto. Y es que se ha excavado, ahí donde los testigos apuntaban que estaba la fosa, y no se ha encontrado ningún resto. Lo tenían muy claro, pues se contaba con el testimonio del hijo del caminero, que veía llegar los carros que traían a las represaliadas, un testimonio que ha permanecido vivo gracias a sus hijos.

A principios de marzo, el equipo del antropólogo Franciso Etxebarría estuvo trabajando durante cuatro días en la zona, que se encuentra justo al lado de las fosas recuperadas de La Pedraja, pero la excavación fue infructuosa. «Ahí no están los restos», explica Alberto Mardones, presidente de la Asociación de la Memoria Histórica de Miranda de Ebro, quien insiste en que el proyecto no se ha abandonado.

Imagen del trabajo de principios de mes
Imagen del trabajo de principios de mes / BC

Los asesinatos se produjeron hace ocho décadas, explica, y hace unos cincuenta años que se reforestó la zona con pinos. Entonces, el terreno se removió y podría darse el caso de que los huesos se reubicaran de algún modo, así que ahora se han abierto varias líneas de investigación para determinar qué ha ocurrido, pues de lo que no tienen dudas es de que un grupo de mujeres fueron enterradas, en una fosa independiente, en La Pedraja.

Investigación

Mardones comenta que se pondrán en contacto con el Ayuntamiento de Villafranca Montes de Oca y con la parroquia por si, en ese movimiento de tierras, se sacaron los restos y se pudieron trasladar al cementerio. Tampoco se descarta que algunos de los cuerpos no identificados de las fosas recuperadas en La Pedraja pudieran pertenecer a estas mujeres. O, incluso, que la fosa esté movida pues hay una zona de pinos a la que la máquina no ha podido acceder.

Ahora toca recopilar más información pues la Asociación de la Memoria Histórica de Miranda de Ebro, que impulsa este proyecto en colaboración con UGT (a través de un convenio con la Confederal del sindicato y la Fundación Largo Caballero), está decidida a encontrar los restos de las represaliadas o, en su defecto, una explicación ante su desaparición.

Se baraja que serían entre 9 y 20 restos, mujeres de ferroviarios de Miranda, activistas como sus maridos o vinculadas a sindicatos y partidos de izquieras. También profesoras de Miranda, La Bureba o, incluso, de La Rioja. En la mayor parte de los casos, mujeres que no eran de Burgos, que no tenían familia en la zona y de cuya desaparición nadie tuvo constancia de manera inmediata.

Más información