La Asociación de Represaliados de Valdenoceda identifica dos cuerpos, que entregará a sus familiares en abril

Imagen del acto de homenaje en abril de 2018/PCR
Imagen del acto de homenaje en abril de 2018 / PCR

El colectivo de familiares de los presos de Valdenoceda confía en las ayudas del Gobierno central para abordar las excavaciones pendientes

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La Asociación de Familiares de Represaliados en Valdenoceda empieza el año con una buena noticia. El laboratorio ha conseguido identificar dos de los restos, recuperados durante la campaña de excavaciones de 2007, que serán entregados a sus respectivas familias en abril, con motivo del acto de homenaje a las víctimas del penal burgalés que se realiza todos los años en el cementerio de Valdenoceda.

El presidente del colectivo, José María González, ha explicado que los identificados corresponden a dos presos originarios de Ciudad Real, como mucho otros represaliados que perdieron la vida en el penal, víctimas del hambre y las enfermedades. Uno de ellos es Julián González González, de Almagro aunque residía en Campo de Criptana, ha explicado González. El otro se llamaba Abilio Luis Javega, era natural de Vara de Rey de la provincia de Cuenca y fue detenido en Campo de Criptana Ciudad Real.

Más información

Los restos de ambos se recuperaron en 2007 y forman parte de la lista de 154 presos que acogió la instalación burgalesa entre 1938 y 1943. En las excavaciones de 2007 se exhumaron 114 cuerpos, de los cuales, 68 están ya identificados, y si bien los arqueológos apuntaron el pasado abril que, a lo largo de este año, se conseguiría identificar al total de recuperados, González lo ve complicado, pues el proceso no es sencillo.

De momento, al homenaje de abril llevarán dos restos y, aun siendo cautelosos, el presidente del colectivo confía en que se sumen otras identificaciones durante los próximos meses, ahora que parece que el proceso se ha desatascado y cada vez se dispone de más muestras a cotejar. Eso sí, continúan buscando familias, 27 para ser exactos, de represaliados que murieron en el penal de Valdenoceda.

Nueva excavación

Por otra parte, José María González tiene las esperanzas puestas en los Presupustos Generales del Estado (PGE) y, en concreto, en las futuras ayudas a la Memoria Histórica, pues les servirían para iniciar el proyecto que tienen pendiente. Se trata de una nueva excavacación, en el propio cementerio de Valdenoceda, para recuperar los restos que se encuentran bajo sepulturas construidas en época posterior.

González recuerda que, en tiempos del penal, los enterramientos tuvieron lugar en diferentes zonas del cementerio. Habría unos 15 que se ubican en la parte superior, la más próxima a la iglesia, y que no se podrán recuperar. Luego están los localizados en la zona de las excavaciones de 2007, cuyos cuerpos ya se han recuperado. Y quedan una treintena que ubican bajo tumbas más modernas.

Se han visto, de hecho, uno de los cuerpos allí enterrado corresponde a David Ruiz Ruiz. En los trabajos de 2007 se consiguió acceder al cráneo, se obtuvieron muestras y se pudieron identificar los restos, pero no exhumarlos, pues no había forma de hacerlo sin dividir el esqueleto. En aquel momento también se obtuvieron otras dos muestras, pero estas están pendiente de identificación.

El presidente de la Asociación de Familiares de Represaliados de Valdenoceda reconoce que les queda trabajo por hacer pues, aun cuando se consiguien ayudas para la nueva excavación, hay que solicitar permisos a todas las familias de las sepulturas superiores. Habría que reunirse con ellas, explicarles el proyecto, la motivación y solicitar sus permisos para excavar, y no es fácil.

De todos modos, José María González afirma que «tiene confianza» en los PGE y el Gobierno de Pedro Sánchez, pues fueron las ayudas del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero las que permitieron acometer el proyecto de exhumación en Valdenoceda. Han pasado momentos duros pero ahora, gracias a la conversión en asociación, las ayudas recibidas y los donativos, disponen de liquidez para seguir trabajando en las identificaciones pendientes.