La Gerencia de Atención Primaria asegura que la deficiencia sanitaria provincial se va a agravar

Representantes del Colegio de Médicos de Burgos. /APM
Representantes del Colegio de Médicos de Burgos. / APM

Los profesionales médicos se reunieron ayer con la Gerencia y le plantearon problemas como el déficit de profesionales y la sobrecarga asistencial

AYTHAMI PÉREZBURGOS

Representantes del Colegio de Médicos de Burgos se reunieron ayer con la Gerencia de Atención Primaria de la provincia para tratar la problemática actual de la medicina. El déficit de sanitarios, y las consecuencias que acarrea, es una de las principales preocupaciones de los profesionales.

«La deficiencia en médicos de familia se va a ir incrementando», ha asegurado Mónica Chicote, vocal de los médicos de Atención Primaria. «Estamos teniendo problemas hasta para cubrir los puestos urbanos y rurales de fácil cobertura», ha apuntado Chicote. Ayer, en el encuentro con la Gerencia de Atención Primaria no se aportaron soluciones para subsanar el problema. «La Gerencia nos dijo que este problema se iba a agravar«, ha añadido Chicote. En esta reunión, desde la Gerencia se informó al Colegio de Médicos de que »los problemas que se van dando día a día se solucionan con medidas puntuales no programadas«, ha lamentado Joaquín Fernández, presidente del órgano burgalés.

La falta de previsión es otra de las acusaciones que los profesionales hacen a las administraciones. «El concurso de traslados de médicos se conoció hace meses y se sabe desde hace tiempo el volumen de gente que se va a jubilar», ha matizado Fernández.

Medicina de familia

El problema añadido a la medicina de familia es que se ha estructurado una bolsa única de sustituciones a nivel regional, al igual que en Pediatría. «Hay mucha más movilidad y es más difícil cubrir los puestos con interinos y sustitutos. En Pediatría nos han asegurado que a partir de noviembre, en Briviesca, se va a cubrir la plaza con un pediatra pero sigue habiendo deficiencias», ha señalado Chicote. El problema se hace evidente en Aranda de Duero, donde hay dos pediatras en un cupo de cinco. Estos dos profesionales tienen que atender a más de 5.500 niños.

«La deficiencia en médicos de familia no se va a reponer con los médicos internos residentes (MIR) porque hay 5.000 estudiantes de Medicina que no pueden ejercer la Medicina pública porque no han tenido la opción de hacer el examen del MIR y a estos 5.000 médicos los necesitamos«, ha añadido Chicote.

El problema de desatender la Atención Primaria es que es un bien primario y la puerta de entrada al sistema sanitario para los pacientes. «Su presupuesto se ha reducido en un 15%, en relación a la especializada. Tenemos mucho peso específico y poco presupuesto«, ha lamentado la portavoz de los médicos de Atención Primaria.

Más información

Plazas y déficit de profesionales

En relación al problema de plazas del MIR, Fernández ha matizado que «el año pasado hubo 14.448 aspirantes al MIR y únicamente se asignaron 6.513 plazas. Hay médicos que se quedan fueran del MIR porque no hay plazas y estamos denunciando que no hay médicos, esto es una incongruencia«.

El presidente del Colegio de Médicos ha ratificado que la reunión mantenido ayer con la Gerencia de Atención Primaria solo vino a confirmar lo que esperaban «hay déficit de médicos y de herramientas». Lo que esto manifiesta es un «grave» problema de planificación, «el Sacyl hizo la previsión de que entre 2015 y 2020 se jubilaría el 42% de los médicos», ha apuntado Fernández, quien ha añadido que «demandamos soluciones desde hace más de 10 años porque se conocía que la problemática iba a llegar. Lo único que nos ofrecen son estudios de las posibles soluciones. Hace años que nosotros venimos ofreciendo soluciones para la Atención Primaria«.

Una encuesta nacional certifica que existe inestabilidad laboral asentada en el sistema sanitario público. Aproximadamente el 50% del personal médico sigue sin plaza en propiedad a pesar de que más del 40% lleva más de 10 años trabajando.

La repercusión del traslado de médicos y las jubilaciones se traduce en un aumento de la saturación de los profesionales y en un malestar en la población. Este malestar se hace llegar a los médicos en las consultas. A nivel nacional, el 65% de los profesionales han sido agredidos pero solo el 60% lo denuncia.

Respecto al modelo sanitario actual, Fernández asegura que está «obsoleto» y demanda un pacto político por la sanidad a nivel nacional que asegure la participación de los profesionales en el mismo.

Las sociedades de Pediatría de Atención Primaria de la región están preocupadas por la cobertura de plazas

La Asociación de Pediatría de Atención Primaria de Castilla y León, la vocalía de Atención Primaria de la Sociedad Regional de Pediatría de Asturias, Cantabria y Castilla y León y la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria han mostrado su preocupación por la situación en la cobertura de plazas de Pediatría en Atención Primaria en la comunidad.

«Desde hace años no se cubren en su totalidad las ausencias de los pediatras en permisos reglamentarios como vacaciones o bajas laborales, debido a los importantes ajustes económicos que ha sufrido la Atención Primaria de nuestra región, cubriendo esa asistencia con la acumulación de esa tarea a los compañeros, lo que supone la masificación de las consultas y la disminución de la calidad en la atención a los niños», según han alertado a través de un comunicado.

Como ejemplos, estas asociaciones han puesto las zonas rurales de Astorga (León), Briviesca (Burgos) o Guardo (Palencia), si bien han advertido de que también se dan estos casos «en zonas urbanas de todas las áreas».

Asimismo, han alertado de la situación agravada de «falta de profesionales» para cubrir las plazas vacantes tras el proceso de traslados, con resultados definitivos desde junio de este año, siendo su «exponente máximo» la situación de Aranda de Duero (Burgos).

En este sentido, critican que para solventar estas eventualidades, la Administración sanitaria «ha utilizado siempre soluciones a corto plazo», como la acumulación de los cupos de plazas no cubiertas al resto de facultativos, o bien el empleo de médicos no especialistas en Pediatría, algo que la Administración ve «inevitable» dado el déficit al que han abocado a la especialidad los responsables políticos y gestores de la sanidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos