El Gobierno entrega a Cruz Roja y al Banco de Alimentos más de 114.000 kilos de productos

Pedro L. de la Fuente conversa con los medios de comunicación. /Burgos Conecta
Pedro L. de la Fuente conversa con los medios de comunicación. / Burgos Conecta

El subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro L. de la Fuente Fernández, ha destacado que «Burgos es una provincia referente por su solidaridad»

Cruz Roja y el Banco de Alimentos, a partes iguales, son las entidades encargadas de repartir los 114.288 kg de víveres entregados por el Gobierno español dentro de la tercera fase de la campaña de ayuda a las personas más desfavorecidas de la provincia de Burgos. Estos productos llegarán, prácticamente, a 5.000 beneficiarios, distribuidos en 24 organizaciones asociadas de reparto de la provincia. El programa 2018, que finaliza con esta entrega, ha tenido un alcance de 341.386 Kg, con un coste total de 286.734.35 euros para la provincia burgalesa.

Durante su visita a la sede del Banco de Alimentos, el subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro L. de la Fuente Fernández, destaco que «el plan de ayuda a los necesitados que el Gobierno de España puso en marcha hace 30 años, se desarrolla esta campaña en tres fases: la primera fue en junio de 2018; el segundo aporte de alimentos se realizó el pasado mes de septiembre, mientras que la tercera fase se está realizando con un más de 114 toneladas de alimentos». El subdelegado resaltó, además, que «Burgos es una provincia referente, no solamente por su capacidad de gestión de estas ayudas, sino también por su solidaridad, a través de éstas y otras iniciativas de su tejido asociativo».

Marco financiero 2014-2020

El Programa de Ayuda Alimentaria 2018 se entronca en el marco financiero de la UE 2014-2020, por lo que se financia conjuntamente entre el Fondo de Ayuda Europea para Personas Desfavorecidas (FEAD) y el Estado español, a través del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). El FEAD contempla actuaciones para contribuir a la inclusión sociolaboral de las personas desfavorecidas que reciben alimentos, de cuya implementación se encarga el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

El FEAD persigue el objetivo de situar por debajo de 20 millones el número de personas de la Unión en riesgo de pobreza y exclusión social, de conformidad con la Estrategia Europa 2020. El FEAD contribuirá a lograr el objetivo específico de paliar las peores formas de pobreza, suministrando ayuda no financiera a las personas más desfavorecidas, ya en forma de alimentos y/o asistencia material básica, ya mediante la realización de actividades de inclusión social.

Según el MAPA, hasta 2020 España va a disponer de 663 millones de euros para ayudar a las personas desfavorecidas. El Gobierno de España destina al Programa de Ayuda Alimentaria 2018 para las personas desfavorecidas en el territorio nacional 91,5 millones de kg de alimentos.

Cesta de alimentos

Los alimentos que se repartirán entre los más necesitados son: arroz blanco, tarritos infantiles, cereales infantiles, leche de continuación en polvo, garbanzos, alubias, leche entera UHT, aceite de oliva, conserva de atún, pasta alimenticia (espagueti), tomate frito en conserva, crema de verduras, galletas, judías verdes en conserva y fruta en conserva.

Se trata de una cesta de quince productos de fácil transporte y almacenamiento, poco perecederos y, sobre todo, de carácter básico. Esto permite que los beneficiarios puedan preparar fácilmente comida para una persona o para una familia con varios miembros, incluidos bebés.

Las organizaciones asociadas de distribución, Cruz Roja Española y Banco de Alimentos, son designadas por el MAPA a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) como colaboradoras imprescindibles para la distribución de alimentos entre las entidades de reparto. Son estas últimas las que los harán llegar a los beneficiarios finales: individuos, familias, hogares, grupos en situación de pobreza económica, así como a personas sin hogar y en situación de especial vulnerabilidad social.