Granero de votos en la España Vaciada

Granero de votos en la España Vaciada

Los candidatos ocupan el medio rural en busca de los votos que les garantizarán la victoria el próximo 26-M

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La España Vaciada se ha superpoblado. Así, de la noche a la mañana. Pero no de ciudadanos ávidos de vivir en el medio rural sino de políticos que, sin solución de continuidad, se han lanzado en picado a la campaña electoral de las municipales y autonómicas. Los candidatos buscan cualquier oportunidad para difundir su mensaje político, y qué mejor que la feria de maquinaria agrícola más veterana de Castilla y León, a la que asisten anualmente unas 100.000 personas.

Ni cortos ni perezosos, los candidatos y sus séquitos se plantaron el 1 de mayo, a la sazón Día del Trabajador, en Lerma. Allí estaba Juan Vicente Herrera, que rara vez excusa su visita a la feria agrícola, y mucho menos el año en el que se despide de la Junta. Más llamativa, sin embargo, fue la presencia de otros líderes 'populares' como Alfonso Fernández Mañueco, que vino a recordarnos que el PP es «imbatible» en el medio rural, aunque en Burgos haya perdido 35.000 votos, cayendo a segunda fuerza política.

El candidato a la Junta traía bien aprendida la lección pues no se separó ni un ápice de Herrera, asegurándose presencia en cualquier tiro de cámara. Y eso que el todavía presidente no le prestó excesiva atención, más allá del saludo inicial, que también le brindó a Francisco Igea. Herrera iba pendiente de la alcaldesa lermeña, Celia Izquierdo, conversando y bromeando en todo momento.

Muy cerquita de ellos, el actual presidente de las Cortes, Ángel Ibáñez, y número 1 de la lista por Burgos. Y junto, pero no revuelto, Javier Lacalle, apesadumbrado tras unas gafas de sol que ocultaban la decepción por los últimos resultados electorales. Y es que Burgos siempre ha sido un granero de votos para el PP, pero el 28-A le ha demostrado a los 'populares' que la partida no está ganada de antemano, y que la España Vaciada todavía puede dar muchas sorpresas.

De ahí que también Ciudadanos se haya lanzado a conquistar el medio rural, si bien Francisco Igea se mantuvo en un plano más discreto que Mañueco. Hubo saludos entre ambos, intercambio de chascarrillos y, luego, a saludar a los candidatos locales y provinciales. Poco más se le vio. Y esto último es lo que hizo también la representación de 'altos vuelos' del PSOE, Esther Peña y Ander Gil.

Mientras Luis Tudanca estaba en la manifestación del día del trabajo en Valladolid, los recién reelegidos Peña y Gil se acercaron a la Villa Ducal, de manera muy discreta. Se dejaron ver, atendieron y escucharon, es lo que tocaba, conscientes de que, aun siendo la primera fuerza política en Burgos (con 10.000 votos más que el PP), solo han ganado una batalla. La guerra, de sorpassos, centros y extremas-derechas, todavía está por dilucidar.