Proliferan los enjambres en Burgos por el calor y la alta floración

Los bomberos ponen un cajón para que entren las abejas/César Ceinos
Los bomberos ponen un cajón para que entren las abejas / César Ceinos

En total, en la capital burgalesa se han atendido 62 avisos para retirar enjambres, mientras que en la provincia se han producido otros 97 casos

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Las abejas se están convirtiendo en una de las grandes protagonistas de este verano. Y es que, las altas temperaturas y la cantidad de floración existente están provocando que se reproduzcan más. Y el gran número de insectos también hace que crezcan las colmenas. Como consecuencia de todo, las reinas abandonan su vivienda y comienzan a revolotear por campo, pueblos y ciudad. Y así, los avisos a los servicios de emergencia para retirar enjambres se repiten estos días casi sin pausa por toda la provincia.

Hasta en 62 ocasiones – a día de hoy- han salido los bomberos de la capital burgalesa para retirar enjambres. Una alta cifra que llama la atención incluso a los profesionales y que se repite en el resto de la provincia, donde se han gestionado otros 97 avisos, desde el 1 de enero en ambos casos. Incluso, ha habido algún día en el que se ha atendido casi una decena de incidentes por este motivo, algo que otros años ya no estaba ocurriendo por estas fechas. Sin embargo, los bomberos prevén que con esta situación climatológica, de momento, no cambie la tendencia.

No hay que sorprenderse si el sitio en el que se ha instalado el enjambre resulta curioso. Y es que, las abejas lo hacen en cualquier lado de forma aleatoria, tal y como explica Juanjo Martínez, jefe de guardia del Parque de Bomberos de Burgos. Contenedores, mesas de bares, árboles, bancos públicos, casas … Cualquier lugar es válido para los centenares o miles de abejas que pueden formar un enjambre. Incluso, continúa Martínez, han llegado al cementerio de la capital, donde ya tienen localizados varios conjuntos de estos animales.

Más información

Y allí, donde hay un aviso, acuden los Bomberos. Lo hacen por la noche, pues el resto del tiempo las abejas están polinizando fuera del enjambre. El procedimiento es sencillo, colocar un cajón cerca del lugar para que comiencen a entrar como si fuera su colmena. Una vez que ha pasado el tiempo prudencial para asegurarse de que ningún insecto se pueda quedar volando por el lugar, se cierra el cajón y se traslada al Parque de Bomberos, aunque después será entregado a un apicultor.

De esta manera, los profesionales trabajan para dejar la ciudad limpia de enjambres y, por tanto, más segura. Sin embargo, asegura Martínez, hay que recordar que «no es algo peligroso, pues las abejas no son agresivas, ya que si clavan el aguijón en las personas se mueren», aunque hay que matizar que «para que no ataquen tampoco tenemos que hacerlo nosotros, por ejemplo con piedras, insecticidas, etc». Por tanto, si estos días te sorprende un enjambre, recuerda que el procedimiento adecuado es no acercarse, poner protección alrededor para avisar de que se encuentran allí y, lo más importante, llamar al 112 para que los bomberos puedan acudir al lugar y retirar el enjambre de forma correcta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos