Las instituciones ponen coto a las agresiones al colectivo sanitario

Herminio Manrique y Antonio Salguero serán los interlocutores policiales territoriales sanitarios. /IAC
Herminio Manrique y Antonio Salguero serán los interlocutores policiales territoriales sanitarios. / IAC

Ante el temor de que las denuncias registradas sean sólo la punta del iceberg de un problema mucho mayor, se ha creado la figura del interlocutor policial territorial sanitario

I. DEL ÁLAMO

La punta del iceberg. Así definen las autoridades políticas los datos de agresiones o intimidaciones por parte de los pacientes al colectivo sanitario. Aunque no han trascendido datos regionales o provinciales de acciones violentas contra médicos o enfermeras, en el ámbito nacional éstos rondan el medio millar cada año. Sin embargo, las instituciones creen que este problema va mucho más allá y existe un importante número de casos de agresiones verbales que no son denunciados por los profesionales sanitarios.

En este sentido, desde el Gobierno de España se ha establecido la figura del interlocutor policial territorial sanitario, que no es otra cosa que un delegado de la Guardia Civil y otro de la Policía Nacional que ejercerán de contacto directo ante cualquier caso que se registre, por mucho que este no revista gravedad. De esta manera, tal y como ha explicado esta mañana el subdelegado del Gobierno en Burgos, Roberto Saiz, el objetivo es que los profesionales tengan «tolerancia cero» ante cualquier forma de agresión o intimidación.

Los encargados de estar en contacto con los centros sanitarios y los colegios profesionales en Burgos serán Herminio Manrique, comandante de la Guardia Civil, y Antonio Salguero, jefe del Grupo de Seguridad Privada de la Comisaria Provincial de Burgos. Ellos pondrán en marcha el protocolo de actuación diseñado para que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado actúen.

Inicialmente, se realizará un catálogo de centros médicos, en el que serán señalados los que tengan un mayor riesgo de sufrir episodios violentos de pacientes a médicos o enfermeros. Además, con estos centros se establecerá un contacto permanente, de forma que se podrá hacer un seguimiento de los casos que se registren. Paralelamente, se creará también un Observatorio de Seguridad Integral en Centros Sanitarios, que permitirá establecer mecanismos de colaboración y coordinación en todo el país.

Mayor afección

La gran pregunta es cuáles son los centros y las especialidades que registran un mayor número de casos en los que el paciente pierde los nervios y acaba insultando, amenazando o golpeando al profesional sanitario. En el caso de Burgos capital, el punto de atención continuada del centro de salud de San Agustín es el más afectado, posiblemente por su mayor amplitud de horario y de pacientes atendidos, han apuntado desde el Colegios de Médicos de Burgos. En lo que se refiere a especialidades, Psiquiatría y Atención Primaria son las más habituales.

En la provincia la situación es similar, los puntos de urgencia y de atención continuada que se encuentran más aislados son los que registran un mayor número de casos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos