La Junta revisará el servicio médico en La Bureba por si requiere de «reajustes»

Señalización del consultorio médico en Las Caderechas/GIT
Señalización del consultorio médico en Las Caderechas / GIT

El delegado de la Junta se ha reunido con los alcaldes de Oña, Poza, Rucandio, Cantabrana y Salas de Bureba

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Si no es un problema de recursos, lo será de organización. Esa es la conclusión a la que han llegado los alcaldes que ayer se reunieron con el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos. Baudilio Fernández-Mardomingo recibió a los regidores de Oña, Poza de la Sal, Rucandio, Cantabrana y Salas de Bureba, que transmitieron las quejas de los vecinos de la zona ante los recortes aplicados recientemente, con reducción de profesionales y frecuencia de consultas médicas.

Fernández-Mardomingo aseguró que «no hay escasez de medios», pues los recursos de los que se dispone son «más que suficientes» para atender a la población de la zona. Al menos en el caso de Oña. El municipio cuenta con dos médicos, aunque uno está ahora de baja, y se pasa consulta todos los días. En Oña, la residencia para mayores tiene sus propios tres profesionales, recuerda, así que los dos médicos del centro de salud atienden a unas 500 cartillas. Además, cuentan con un servicio de guardia, y si falla un médico, hay sustituto.

Con estas cifras, «no es necesario» aumentar el número de profesionales, asegura el delegado, aunque pudiera ser que el problema se encontrase en la organización. Por ese motivo, la Junta está dispuesta a estudiar la situación y valorar si se requiere de «un reajuste», algo que valora el alcade de Poza de la Sal. José Tomás López afirma que el principal problema es la «discrecionalidad» del servicio, que viene derivada de los recortes de personal.

Mayores garantías

En Poza, Atención Primaria tiene cuatro días de consulta, pero el municipio se queda sin servicio si el médico tiene que cubrir a otros compañeros, a causa de bajas o permisos, o hacer guardias. En muchas ocasiones se cambia el día de la consulta, pero el paciente lo desconoce, insiste el regidor. Así, Poza de la Sal pide garantías en la prestación del servicio, y «si hay recursos suficientes, el problema será la gestión» de los mismos, la organización del propio servicio sanitario.

La situación en el resto de los municipios de La Bureba es similar. Se han reducido las plazas de médicos en los últimos años, ocasionando una reorganización de las consultas, con disminución de frecuencias. A ello se suma que, ante la ausencia de médico, o se suprime la consulta o se cambia de día, y los profesionales disponen de menos tiempo para atender a sus pacientes.

 

Fotos

Vídeos