Los apicultores avisan del «alarmante» problema y peligrosidad de la avispa asiática

Nido de avispas dentro de un tarro de cristal/El Norte
Nido de avispas dentro de un tarro de cristal / El Norte

En tan solo un mes, el Ayuntamiento de Mena ha retirado 800 reinas, una situación «alarmante» y que «va a ir a más»

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

No hay barreras geográficas que impidan su extensión. La avispa asiática sigue avanzando -ya ha pasado Burgos capital- y se dirige hacia el sur, cerca de Palencia, aunque se prevé que llegue a atravesar toda la península. La Vespa Velutina, más conocida como avispón asiático, está dando mucho que hablar este año y, precisamente, no por buenas hazañas. Solo en Galicia, este insecto ha causado tres muertes, aunque estas personas eran alérgicas a su veneno.

Por este motivo, ante su proliferación, es algo imprescindible disponer de los medios necesarios para tenerla controlada. Precisamente esta medida es la que reclaman desde Espinosa de los Monteros, una localidad que está a la espera de que la Diputación le entregue una pértiga para matar nidos de estas avispas.

De toda la provincia, la zona de Las Merindades es la más afectada por este insecto, por lo que todos los ayuntamientos trabajan en la retirada de nidos. El de Valle de Mena ha logrado retirar 800 reinas en tan solo un mes, una «barbaridad», afirma Yolanda Martínez, apicultora de la zona. Esa cifra, además, es superior, ya que hay que sumar todos aquellos que recogen los propios apicultores.

Se trata de un problema que no afecta únicamente a los apicultores, continua Martínez, pues aparecen nidos en cualquier sitio, como casas particulares. Además, es un problema que va «cada vez a más», aunque haya «años más fuertes y más flojos, todos se tiene que combatir». Por ello, siguen insistiendo en lo necesario que es que los ayuntamientos tengan esos medios. De hecho, el de Espinosa de los Monteros, Javier Fernández, reconoce que «hay que creerse que es una situación alarmante».

Huir y refugiarse

Ante la peligrosidad de esta avispa, Ángel Nava, apicultor, aconseja huir. «Si somos atacados hay que salir corriendo lo más lejos posible del avispero». Y es que, estos insectos intentan proteger su lugar, por lo que si salen de él se van a quedar en manada dando círculos a su alrededor. Por ello, si nos alejamos «solo nos va a perseguir una o dos, la que nos estaba atacando», explica Nava.

Un aspecto importante a tener en cuenta es si somos o no alérgicos a estos insectos. Por ello, si llega el caso de que nos pique una avispa asiática, el primer paso es llamar al Servicio de Emergencias 112, indicando que no sabemos ese aspecto, ya que, hay que recordar, la mayoría de las muertes se producen por ese motivo.

Sin embargo, lo más adecuado es mantenernos siempre alejados de un avispero, ya que estas avispas «solo defienden su casa» y si se sienten atacadas es cuando llega esa «alarma general». Además, el veneno es marcador, añade el apicultor, lo que quiere decir que lo huelen y les atrae a nosotros. Ante ello, huir y refugiarse en un sitio cerrado es el protocolo más adecuado.

 

Fotos

Vídeos