Milagros solicita a la Junta que priorice su colegio para acoger a alumnos de los centros que cierran en la zona

Vista general de Milagros. /BC
Vista general de Milagros. / BC

El alcalde de esta localidad ha solicitado a Educación que fomente el CRA como destino frente a Aranda de Duero

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El alcalde de Milagros, Pedro Luis Miguel, solicita a la Junta de Castilla y León que priorice el colegio rural agrupado de la localidad como destino de los alumnos de centros escolares que cierran en los pueblos de su entorno, como son los casos de Torregalindo y Moradillo de Roa.

Según explica, pese a que el CRA Valle del Riaza se encuentra en buen estado de mantenimiento gracias a la colaboración municipal y «goza de prestigio entre la comunidad docente», la Dirección Provincial de Educación fomenta con ayudas para el transporte y la gratuidad del comedor el «masificado» colegio público Simón de Colonia, en Aranda de Duero, como destino de los estudiantes cuyos centros cierran en la zona, a excepción de los procedentes de Pardilla y Fuentenebro.

En la actualidad, el colegio de Milagros cuenta con cerca de medio centenar de estudiantes y «la experiencia es tan satisfactoria para padres y alumnos que muchos vienen de los pueblos de al lado, a pesar de tener que renunciar a las ayudas que Educación les concedería si fueran a Aranda», señala el alcalde. Sin embargo, el director provincial de Educación, Juan Carlos Rodríguez Santillana, «se cierra en banda a esta solicitud y arguye que es una cuestión de rutas escolares y autobuses», lamenta.

El regidor destaca el centro educativo y la guardería municipal como dos de los servicios más importantes para el Consistorio, dentro de su objetivo de mantener población, porque el polígono industrial de la localidad, de propiedad privada, apenas cuenta con una empresa de 60 empleados, de los que solo dos residen en el pueblo.

En este espacio industrial se ubica también el Centro de Empresas e Innovación (CEI) de Milagros, en colaboración con la Asociación para el Desarrollo Rural Integral (ADRI), de la ribera burgalesa. «Funcionaba bastante bien, gracias a la colaboración de un técnico de gestión empresarial que nos aportaba Sodebur y que nos han quitado, sin explicación, desde el pasado mes de febrero», lamenta Miguel.

Dentro de las medidas municipales para fijar población en el municipio, el Ayuntamiento sacó a subasta recientemente cuatro parcelas por un precio reducido, destinadas a la construcción de vivienda, a condición de que sus propietarios se empadronen en el pueblo. Hasta la fecha, el Consistorio ya ha vendido dos, de entre 700 y 800 metros cuadrados, y quedan pendientes otra de algo más de 1.000 y una más pequeña, de 180 metros cuadrados.

La casona de Vela Zanetti

Una de las principales preocupaciones para la Corporación local también es el mal estado de conservación en el que se encuentra la Casona en la que nació y vivió el pintor José Vela Zanetti, propiedad del patronato de una entidad financiera. El Ayuntamiento quiere su arreglo.

El municipio presume, además, de una casa de cultura con hemeroteca y litografías del pintor y del edificio de las antiguas escuelas, que ahora acoge el consultorio médico, la biblioteca, una ludoteca, la guardería y el gimnasio de la localidad. La mejora de las fachadas de este inmueble durante el mandato que está a punto de concluirse se suma a las habituales actuaciones de conservación de calle, que en los últimos años ha llegado a más de catorce arterias principales.

Milagros cierra ejercicio con un nuevo frontón y con luminarias LED en su alumbrado públicoque han ahorrado hasta un 50% del coste de la factura energéticaa las arcas municipales, pero quedan en el tintero algunos proyectos, como la realización de un inventario de bodegas y lagares por la dificultad para reunir a todos los propietarios. Se suma al capítulo de medidas pendientes la legalización de vertidos del polígono industrial. «De hecho, este año el Consistorio ya ha destinado parte del presupuesto municipal a la limpieza de un arroyo», apunta el regidor.