La CHE realizará un estudio hidrológico e hidráulico en Miranda para ampliar el conocimiento del río en las crecidas

De izquierda a derecha, la presidenta de la CHE, la delegada del Gobierno y la alcaldesa de Miranda de Ebro. /BC
De izquierda a derecha, la presidenta de la CHE, la delegada del Gobierno y la alcaldesa de Miranda de Ebro. / BC

Se ha informado del Plan de Gestión de Riesgo de Inundación, que actualmente está en revisión y mejora y se han evaluado Áreas de Riesgo Potencial Significativo en las localidades burgalesas de la cuenca del Ebro

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Ebro, María Dolores Pascual, ha viajado hoy a Miranda de Ebro para reunirse, junto a la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, con la alcaldesa de la localidad, Aitana Hernando y analizar la situación del municipio ante el riesgo de inundación.

Pascual ha confirmado que la CHE realizará un estudio hidrológico e hidráulico, que permitirá tener más datos de la respuesta de los cauces en el término municipal de Miranda de Ebro. Este estudio será una herramienta más a disposición de los servicios de Protección Civil, tanto de la comunidad autónoma, como municipales, para la toma de decisiones ante un episodio de crecida y también para las administraciones competentes en Ordenación del Territorio.

Desde el Organismo, además, se ha ofrecido colaboración técnica para la elaboración del plan de emergencia ante el riesgo de inundación municipal, aportando la experiencia de otras localidades de la cuenca que ya cuentan con este tipo de plan.

El estudio se sumará a los ya realizados dentro del marco de aplicación de la Directiva de Inundaciones de la Unión Europea. Además, desde 2016 está en vigor el Plan de Gestión de Riesgo de Inundación de la Cuenca del Ebro.

Actualmente, la planificación sobre el riesgo de inundación se encuentra en una segunda fase destinada a la revisión y mejora de las herramientas. Esta labor ha arrancado con la revisión de la Evaluación Preliminar del Riesgo de Inundación, que supone la definición de Áreas de Riesgo Potencial Significativo (ARPSIs). En la cuenca del Ebro, en la provincia de Burgos se han incluido áreas en Miranda de Ebro, Frías, Medina de Pomar, Villarcayo, Oña, Trespaderne pero también en la Basconcillos del Tozo, Belorado, Bozoó, Briviesca, Bugedo, Carcedo de Bureba, Cerezo de Río Tirón, Cillaperlata, Condado de Treviño, Espinosa de los Monteros, Fresno de Río Tirón, Fuentebureba, Jurisdicción de San Zadornil, Merindad de Cuesta-Urria, Merindad de Montija, Merindad de Sotoscueva, Merindad de Valdeporres, Merindad de Valdivielso, Monasterio de Rodilla, Pancorbo, Santa Gadea del Cid, Sargentes de la Lora, Tubilla del Agua, Valle de las Navas, Valle de Losa, Valle de Sedano, Valle de Tobalina, Valle de Valdelucio, Villafranca Montes de Oca, Villagalijo.

Último episodio

A la reunión celebrada en Miranda ha asistido también el Comisario de Aguas de la Confederación que ha explicado los datos disponibles sobre el último episodio de crecida extraordinaria en la cuenca alta del Ebro y la gestión realizada por el Organismo. Esta crecida afectó a Miranda de Ebro el 24 de enero y también tuvo efectos en subcuencas en la provincia de Burgos, como el Nela. El episodio de crecida fue fruto de una lluvia extraordinaria en la cuenca alta del Ebro, con registros entre los 75 y los 300 litros por metro cúbico que se sumaron a la fusión total o parcial de la nieve acumulada tanto en el Ebro, como en el Nela y Jerea.

La Confederación Hidrográfica del Ebro se ha comprometido a prestar al Ayuntamiento de Miranda el asesoramiento técnico necesario para, conjuntamente, con la Junta de Castilla y León determinar aquellas actuaciones que pueden minimizar los efectos que provocan las inundaciones del Ebro a su paso por la localidad de Miranda. Las inundaciones y crecidas son eventos naturales que no pueden ser evitados, pero si reducir sus efectos.