Un molino que produce aceite real en el Belén de Renuncio

Una escena del Belén de Renuncio/BC
Una escena del Belén de Renuncio / BC

La construcción navideña, compuesta por 270 figuras, incorpora varias novedades, entre las que se encuentra un nuevo palacio de Herodes

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Cada año, Carlos García y Gustavo García tienen el reto de renovar el Belén de Renuncio, del que son autores. Y basta con acercarse hasta el pequeño pueblo burgarlés para comprobar que, con 27o figuras, el reto está conseguido.

Una joya en miniatura. En esta ocasión, en total van 17, se ha instalado un nuevo palacio de Herodes, retirando el que se hizo hace nueve años. Se trata de un verdadero palacio en miniatura y su construcción se ha prolongado durante ocho meses de trabajo. Mirando a la entrada de la construcción se observa una escalinata de mármol, con la que se desmuestra que, realmente, es una reproducción en pequeño tamaño. Merece la pena detenerse a observar el nuevo palacio de Herodes, pues sus parades se han tallado y pintado a mano con porexpán. Teja a teja, hasta un total de 2.000, completan el gran tejado que protege el edificio.

El pueblo de Belén, la caravana de los Reyes Magos y la huida a Egipto, representados en 55 metros cuadrados

Fiel reflejo de la época. El mobiliario del palacio también está cuidado y estudiado para que el espectador compruebe cómo vivía el Rey Herodes en aquellos años: un sillón del trono curul (silla de tijera romana), un brasero, o unos tapices romanos, acompañados de una nueva figura de Herodes y varios soldados romanos de diferentes tamaños.

4 escenarios diferentes

Tiene una supercie de 55 metros cuadrados, por lo que el citado palacio de Herodes ocupa solo uno de los cuatro espacios en que se divide el Belén de Renuncio. En el primero se encuentra el pueblo de Belén, que este año acoge otra novedad: un molino tradicional de aceite, inspirado en el funcionamiento de los molinos de la época de los romanos. Los visitantes comprobarán cómo, poco a poco, sale el aceite, ya que un burro hace girar el molino y las aceitunas se van aplastando. Al lado, otra de las novedades, un olivo centenario realizado en arcilla y chapa, en cuyo tronco retorcido se puede observar el paso de los años.

Figuras realistas. Tampoco falta el día a día del pueblo, en el que 40 de sus casas están hechas a mano y las que se distribuyen por las callejuelas y plazas. El escultor José Luis Mayo se ha encargado de poblar las calles con niños jugando o gente hablando en las plazas y fuentes.

La siguiente zona está dedicada a la caravana de los Reyes Magos, compuesta por una decena de camellos y la cueva de la Natividad, donde María y José tienen al niño Jesús. Un río de seis metros de longitud nace de una gran montaña, que alberga una espectacular y profunda cueva donde se guardaba al ganado. Una montaña que esconde el amanecer y anocher, así como la niebla o la lluvia. Y, es que, el Belén también cuenta con efectos especiales e iluminación, gracias a la ampliación de 2.000 watios de potencia. los espectadores podrán ir mañanas más frías nace una niebla que baja río abajo.

Un molino que produce aceite real, hombres fumando en una cachimba o largos ríos y montañas decoran el Belén

El templo egipcio de Karnak protagoniza el tercer espacio. Un edificio levantado con seis grandes columnas intercaladas con cuatro faraones policromados. Muy cerca, dos egipcios ultiman los destalles de un obelisco. Las jaimas, un espacio típico egipcios, también están representadas en el Belén. Incluso, para hacerlo más realista, un hombre descansa en el interior mientras fuma en una cachimba.

El último escenario está dedicado a la huida a Egipto. Dentro de una gran cueva se pueden observar varias casas formando una larga calle, en la que María y José con el niño Jesús, huyen de Belén hacia la ciudad egipcia. En la zona se puede encontrar también a un centurión que anuncia la noticia de la búsqueda y captura de Jesús, o gente que desarrolla su vida cotidiana entre elementos de la época.

Todas estas recreaciones, escenas y figuras se pueden visitar hasta el 7 de enero con un horario de 17:30 a 20:30 horas de lunes a viernes y de 12:00 a 14:30 y de 17:30 a 20:30 horas sábados, domingos y festivos.

Temas

Navidad

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos