El Patrimonio burgalés en peligro XXI: monasterio de Santa María La Imperial

El monumento 'sobrevivió a Mendizábal', pero no aguantó su abandono ni el paso de ganado

Monasterio de Santa María La Imperial/AYUNTAMIENTO DE ENCÍO
Monasterio de Santa María La Imperial / AYUNTAMIENTO DE ENCÍO
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El monasterio de Santa María La Imperial fue uno de tantos edificios que se exclaustró por orden de Juan Álvarez Mendizábal, se nacionalizó y se vendió en subasta pública. Pero en este caso, el monumento, que hunde sus orígenes más allá del siglo XII, no se abandonó. En pleno siglo XX seguía siendo lugar de oración, al contrario que ocurrió en otros puntos de la provincia, como el monasterio de Santa María de Rioseco o el convento de Nuestra Señora de los Valles, que ya mostraban signos claros de hundimiento.

Pero el cenobio de Santa María La Imperial, que está ubicado en la localidad de Obarenes (municipio de Encío) está en la Lista Roja del Patrimonio español. Eso significa que está en mal estado. Hace unos 40 años comenzó su declive, según explica el alcalde de Encío, Jorge González de la Red, y la situación va a peor. «Esta completamente en ruina», agrega el regidor, quien comenta que el templo también fue usado como cuadra de ganado.

Puerta, con el cartel de 'peligro, estado ruinoso'.
Puerta, con el cartel de 'peligro, estado ruinoso'. / AYUNTAMIENTO DE ENCÍO

Desde el Consistorio comentan que el edificio pertenece al Arzobispado, pero a su vez el usufructo recae en una persona de la zona «y este no se ha preocupado por el monasterio», asegura González de la Red, de ahí que el deterioro progresivo aumente el riesgo de desaparición completa. Entró en el elenco maldito el 28 de enero de 2008 y después de diez años la situación apenas ha variado. El peligro de colapso sigue ahí.

El alcalde asegura que el Ayuntamiento no puede asumir el arreglo del monumento y más cuando sus propietarios tampoco han aportado nada para mejorarlo. El presupuesto de un pequeño pueblo no da para muchas alegrías y además no se daría mucho uso al edificio porque Obarenes es una localidad con un censo muy reducido. Asimismo, las dimensiones son muy grandes y el coste sería altísimo.

Más Patrimonio en peligro

El primer edil ha lamentado que no se pueda hacer lo mismo que con la iglesia de San Cosme y San Damián de Encío, que fue restaurada en 2016 y actualmente se utiliza como edificio sacro. «La iglesia es más pequeña y tiene uso», añade González de la Red para explicar el porqué de la rehabilitación de este templo, que, al igual que el monasterio de La Imperial, formó parte de la Lista Roja. En este caso, pasó a la Lista Verde tras las obras.

Pero este cenobio tiene un negro futuro. Los restos arquitectónicos se perciben tras la vegetación. Entre las ruinas aún se vislumbran restos de su iglesia, que consta de tres naves, según explica la Diputación. «Salvo que venga un mecenas y se haga cargo del edificio veo díficil su restauración», lamenta el regidor, consciente también de que la Archidiócesis tiene muchos templos para mantener.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos