El PP perdería un escaño en las Cortes por Burgos y Vox lograría representación

Hemiciclo de las Cortes de Castilla y León./Gabriel Villamil - El Norte
Hemiciclo de las Cortes de Castilla y León. / Gabriel Villamil - El Norte

El PSOE y Cs mejorarían el resultado de 2015 y Podemos se quedaría sin representación burgalesa en las Cortes de Castilla y León

César Ceinos / ICAL
CÉSAR CEINOS / ICALBurgos

El Partido Popular sería la fuerza más votada en la provincia de Burgos en las elecciones autonómicas del próximo 26 de mayo. La formación que dirige la Junta de Castilla y León recibiría el 31% de los votos y obtendría cuatro de los once procuradores que Burgos manda a las Cortes de Castilla y León.

El PP mantendría la primera plaza, pero perdería el 4,5% de los apoyos que obtuvo en 2015 y un representante, según un sondeo de Sigma Dos realizado entre el 5 y 12 febrero y encargado por la Agencia Ical. En cambio, esta estimación prevé que el PSOE logre cuatro escaños en Burgos, uno más que en los anteriores comicios gracias al aumento de papeletas socialistas en las urnas. En concreto, obtendrían el 27% de los sufragios, 2,3 puntos porcentuales más que hace cuatro años.

Más información

También es positivo el sondeo para los intereses de Ciudadanos, ya que pasaría de un procurador a dos en el Parlamento regional, y para Vox, que conseguiría un escaño por la circunscripción burgalesa. El partido naranja recibiría en torno al 20% de los votos de la provincia (casi ocho puntos más que en 2015) y la formación de ultraderecha crecería espectacularmente de un 1,1% en las anteriores elecciones a un 12% el 26-M.

Por el contrario, la estimación refleja un gran varapalo para Podemos, que perdería sus dos procuradores por Burgos y únicamente recibiría el apoyo del 4% de los votantes, diez puntos menos que en 2015. Por último, Izquierda Unida seguiría sin conseguir representación por esta provincia. Solo obtendrían el 2% de los apoyos (hace cuatro años logró el 3,9%).

Castilla y León: PP 31 - 35, PSOE 26 - 27

A grandes rasgos, los votantes burgaleses harán lo mismo que los de Castilla y León. Es decir, descenso del PP, ascenso de PSOE, auge de Cs y Vox y debacle de Podemos.

El PP ganaría en todas las provincias, pero sufriría un desgaste generalizado e importante, especialmente en las provincias de Ávila y Salamanca. Según el sondeo, la formación liderada por Alfonso Fernández Mañueco obtendría el 26-M entre 31 y 35 diputados (32,6% de los votos), lo que significa que la caída de los 'populares' rondaría entre los siete y once representantes.

Por su parte, el PSOE crecería significativamente en Valladolid y de forma moderada en Burgos, Salamanca y Segovia y bajaría en Soria, donde gobierna. Estos movimientos se escenificarían con un crecimiento de uno a tres procuradores socialistas, hasta los 26 o 28. (27,4% de los votos).

Estimación de voto autonómico en febrero de 2019 para las Cortes de Castilla y León.
Estimación de voto autonómico en febrero de 2019 para las Cortes de Castilla y León. / F. J. - ICAL

Cs aumentaría su apoyo en todo el territorio y alcanzaría el 20% en Ávila y Burgos (15,5% en el ámbito regional). Vox, con un 9,6% de los sufragios, se haría fuerte en Ávila, Burgos, León, Salamanca y Zamora. Y Podemos, que obtendría el 7,1% de las papeletas, se derrumbaría también en toda la comunidad, aunque mantendría el tipo en Salamanca.

La situación planteada por Sigma Dos colocaría entre diez y trece parlamentarios de Ciudadanos en la asamblea autonómica (en 2015 logró cinco), a seis de Vox, que entraría por primera vez en las Cortes de Castilla y León, y a tres de Podemos, que perdería siete. Izquierda Unida y Unión del Pueblo Leonés podrían obtener un representante, los primeros por Zamora y los leonesistas por León.