El Proyecto Monachus introduce nueve buitres negros en la jaula de aclimatación de Huerta de Arriba

Algunos de los nueve buitres negros en el jaulón de aclimatación. / Grefa

A este grupo se sumarán en los próximas días seis ejemplares más | Los 15 animales pasarán un periodo en la jaula antes de ser liberados

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

A finales del mes pasado se dio un nuevo paso en la recuperación del buitre negro en el Sistema Ibérico. Un grupo de nueve buitres negros fueron alojados en la jaula de aclimatación de Huerta de Arriba. Allí la ONG Grefa desarrolla el Proyecto Monachus para la recuperación de estas aves. Estos ejemplares fueron rescatados en su momento en diversas circunstancias en las provincias de Segovia, Salamanca, Valladolid y Burgos. Ahora disfrutarán de una nueva oportunidad de continuar su vida en libertad.

Este nuevo grupo de buitres, al igual que los que han llegado en estos dos últimos años del proyecto y que ya vuelan libres, pase un periodo de aclimatación de varios meses en la jaula diseñada para este fin en el recinto ubicado en la Sierra de la Demanda burgalesa. La finalidad de esto es que los buitres negros se fidelicen al territorio donde se está recuperando la especie. Con este método se logra que, una vez liberados, los ejemplares permanezcan en la zona, acaben emparejándose y reproduciéndose.

Implicación de la sociedad

El público asistente a la convocatoria volvió a ser partícipe de una acción de conservación que normalmente no es visible para la sociedad. Más de 60 personas, tanto de Huerta de Arriba como procedentes de otros lugares de Burgos e incluso de fuera de la provincia, pudieron asistir al reconocimiento veterinario y la introducción de los ejemplares en la jaula. La máxima en estos casos siempre es el silencio para no alterar a los animales. Que estas acciones sean abiertas al público tiene un objetivo claro, implicar y concienciar a la población sobre la necesidad de respetar una convivencia no invasiva con el resto de animales.

Ejemplares de buitres negros durante su análisis veterinario e introducción en la jaula de aclimatación. / Grefa

Los nueve buitres negros se encontraban en el Centro de Recuperación de Animales Salvajes (CRAS) de Burgos. Una vez trasladados a Huerta de Arriba fueron extraídos uno a uno de sus respectivos transportines. Las veterinarias les sacaron muestras de sangre y se les hizo el pertinente chequeo. Una representación del Ministerio para la Transición Ecológica se trasladó hasta el lugar para apoyar en las tareas.

De cara al próximo otoño este grupo de buitres negros serán liberados. Al grupo inicial de nueve buitres negros se sumarán en los próximas días tres nuevos ejemplares procedentes de Asturias, Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid. Más adelante se sumarán otros tres procedentes del centro de cría en cautividad de Grefa.

Desde el inicio de los trabajos del Proyecto Monachus en la Sierra de la Demanda, se han liberado más de treinta buitres negros en esta zona donde la especie llevaba décadas extinguidas, de los cuales casi el 70% se han fijado en la zona hasta la fecha. En la actual temporada reproductora, cuatro parejas formadas tanto por ejemplares reintroducidos como procedentes de otras colonias salvajes de la especie han comenzado a construir sus nidos en plataformas artificiales que Grefa ha instalado para facilitar la nidificación.