Los retos del nuevo Gobierno en Burgos

La liberalización de la AP-1 será uno de los asuntos más urgentes que deba tratar el nuevo Gobierno en Burgos./GIT
La liberalización de la AP-1 será uno de los asuntos más urgentes que deba tratar el nuevo Gobierno en Burgos. / GIT

El nuevo Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez tiene sobre la mesa numerosos proyectos que la hasta ahora oposición ha venido exigiendo con insistencia | La liberalización de la AP-1 o la reapertura del Tren Directo son algunos de los temas que más críticas han despertado hasta ahora

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Son muchas las exigencias, la mayoría de ellas elevadas a debate parlamentario por el propio Grupo Socialista a lo largo de los últimos años. El nuevo Gobierno surgido en España a raíz de la moción de censura promovida contra Mariano Rajoy comenzará a trabajar en los próximos días, con la expectativa de dar respuesta a varios proyectos que permanecen enquistados en Burgos y que han servido de caballo de batalla para la oposición.

Sin duda, las grandes protagonistas en este sentido son las infraestructuras. El asunto más inmediato pasa por la resolución de la concesión de la autopista de peaje AP-1. En los últimos años, la práctica totalidad del arco parlamentario ha exigido la no renovación de la concesión de la autopista, y a pesar de que el PP se ha comprometido en numerosas ocasiones a no renovar el contrato con la actual concesionaria más allá del 30 de noviembre de este año, la falta de concreción en este sentido ha provocado un aluvión de rumores en torno al futuro de la vía y la reclamación de liberalización total.

Sin abandonar el ámbito de las carreteras, el nuevo Gobierno también tiene por delante varios asuntos de especial relevancia, como son el desbloqueo de las obras de la A-12 entre Burgos y el límite con la Rioja, el desarrollo de la A-11 y la reactivación de las obras de la A-73. A este respecto, cabe recordar que hace apenas unas semanas, el hasta ahora ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunciaba la licitación de un contrato de concesión mediante el que se pretenden agilizar las obras en todo el tramo a través de una única operación.

Tren Directo

Mención aparte se merece la línea férrea directa entre Madrid y Burgos por Aranda de Duero, una línea que la hasta ahora oposición parlamentaria ha insistido en poner en el centro de la agenda política, pero cuya reapertura, de momento, no está contemplada en los Presupuestos Generales del Estado. Habrá que ver si el nuevo Gobierno promueve una iniciativa para tal fin a pesar de que Sánchez ha anunciado que se respetarán las cuentas aprobadas hace apenas una semana.

El nuevo Ejecutivo tiene también un enorme reto por delante a respecto de la gestión de la Alta Velocidad a su paso por la provincia. Y es que, los continuos retrasos en la finalización del tramo entre Venta de Baños y Burgos han sido motivo constante de crítica, como así lo ha sido la gestión de los proyectos de la línea entre Burgos y Vitoria. Un tramo que ya está en información pública pero que también ha generado un enorme debate por su trazado.

Garoña

Otro de los grandes asuntos que tiene sobre la mesa el futuro Gobierno es el relativo a la reindustrialización de la zona de influencia de la central nuclear de Santa María de Garoña. Y es que, tras el decreto de cierre de la planta nuclear, PSOE y Podemos han exigido la articulación de medidas específicas para la reactivación económica de las comarcas de Miranda y Las Merindades. Los propios socialistas, de hecho, impulsaron una enmienda presupuestaria para pedir una línea de 25 millones de euros para tal fin hace escasas semanas que fue rechazada por el PP.

Al margen de todos esos asuntos, sobre la mesa hay otros muchos proyectos pendientes, como la rehabilitación del Hospital de la Concepción y la ampliación del Museo de Burgos comprometidos por el Gobierno de Rajoy hace escasas fechas en la ciudad, o la nueva pasarela sobre la A-11 en el entorno de El Crucero, entre otros muchos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos