El ex alcalde Ángel Guerra declara como testigo en el caso Proincove

Ángel Guerra, anterior alcalde de Aranda de Duero. /S. G.
Ángel Guerra, anterior alcalde de Aranda de Duero. / S. G.

El que fuera primer edil entre 2003 y 2007 elude responsabilidades y afirma no recordar los detalles

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZAranda de Duero

El que fuera alcalde de Arandaentre 2003 y 2007, Ángel Guerra, ha presentado declaración este lunes como testigo en las diligencias abiertas por el juzgado número 1 de la localidad por el denominado caso Proincove. El juzgado abrió una investigación, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, ante una denuncia presentada por Podemos para que se investigara si hubo alguna irregularidad o responsabilidad en el desarrollo de ese proceso. El asunto responde a una ocupación ilegal por parte del Ayuntamiento de un terreno en el año 2005 con motivo de los trabajos de recuperación de las riberas de los ríos. Un proceso que se ha saldado con el pago por parte del Consistorio a la constructora Proincove de ocho millones de euros; cuatro de la valoración del terreno a lo que se suma un 25% en concepto de ocupación ilegal, más los intereses.

Guerra, en su declaración, ha eludido cualquier responsabilidad en el proceso y ha detallado que el tema se trató en las comisiones de Urbanismo y Medio Ambiente. En este sentido ha aludido a que él «solo firmó» el convenio con el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta de Castilla y León.

Respecto al escrito registrado por el propietario de los terrenos en 2015 donde alertaba de la ocupación ilegal, el ex alcalde ha manifestado que «no recuerda» ese hecho y se ha escudado en que han pasado 14 años. Guerra ha argumentado que durante estos años ha tenido otras dedicaciones en la Diputación Provincial y Sodebur que han hecho que no tenga presente y fresco ese recuerdo.