El descarrilamiento de un mercancías en Sarracín mantiene cerrada la vía del Directo y obliga al transporte por carretera

Imagen del descarrilamiento/Ricardo Ordóñez/ICAL
Imagen del descarrilamiento / Ricardo Ordóñez/ICAL

Las tres empresas del Polígono de Prado Marina que utilizan el ramal y la vía entre Burgos y Aranda buscan alternativas para no quedarse desabastecidas

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El descarrilamiento a mediodía de ayer de un tren de mercancías en Sarracín, en la línea del Directo entre Burgos y Aranda de Duero, tendrá importantes perjuicios para las empresas del Polígono de Prado Marina que utilizan a diario el ramal ferroviario y la vía para conectar con el País Vasco. Y es que línea permanece cerrada al tráfico, al constar de una única vía y tener Adif que realizar las pertinentes reparaciones.

Los técnicos del Adminitrador de Infaestructuras Ferroviarias ya estuvieron trabajando ayer tarde en la zona del accidente, que afortunadamente se saldó sin daños personales. Adif ha comunicado a las empresas su intención de arreglar cuanto antes los daños y, si se cumplen los plazos dados, la vía volvería a estar operativa a última hora de la tarde o en la jornada del martes, ha explicado Jesús Arranz, el gerente de Aranda Intermodal, la empresa que gestiona el ramal de Prado Marina.

Más información

Son unos 400 metros de vía los afectados por el siniestro, cuyas causas se desconocen por el momento. Se sabe que el descarrilamiento del tren de mercancías, un convoy de Tubos Aranda cargado con bobinas de acero, fue consecuencia de un 'garrote'. Es decir, por el efecto del calor la vía se ha dilatado y se ha curvado, provocando la salida de los vagones, ocho en concreto de los 20 que se transportaban. Así se lo han explicado a la directora de Tubos Aranda, Elena Martín, los responsables de la empresa de logística.

Sin embargo, no se sabe con exactitud si el problema deriva de una falta de mantenimiento de la vía, como apuntan desde la Plataforma del Tren Directo Madrid-Aranda-Burgos. De ser así, las empresas están dispuestas a pelear para exigir una mayor inversión y mejoras en el mantenimiento de la línea, como están peleando también por la reapertura del Tren Directo, y como lo hicieron en su momento por el ramal y la conexión con el País Vasco.

Por carretera

Lo que sí está claro es que toca buscar alternativas al transporte ferroviario mientras se arregla la vía, así que se optará por el transporte por carreteras, «no hay otra opción», señala Arranz. Son tres las empresas del polígono las que utilizan el ramal, Tubos Aranda, Aranda Coated Solutions y Todoaceros. Se van turnando para utilizar la vía, así ayer era Tubos Aranda la que traía el cargamento procedente del puerto de Bilbao y hoy le tocaba a Aranda Coated Solutions.

Arranz ha recordado que un tren de mercancías puede llegar a cargar 800 toneladas de material, mientras que los camiones solo puden transportar 25, así que es fácil deducir que este imprevisto supondrá un sobrecoste importante para las empresas. Pero no queda otra alternativa, «no podemos quedarnos desabastecidos», insiste Elena Martín, cuya empresa ya ha gestionado su pedido del lunes por carretera.

Martín confía en Adif, pues «está bastante implicada», pero insiste en que «la vía tiene que estar en condiciones». La directora de Tubos Aranda ha recordado que «pelearon mucho» para conseguir el ramal y la conexión, pues por tren se optimizan costes. Afortunadamente, el incidente se ha quedado en un susto, «no ha pasado nada», solo daños materiales y ninguno personal, pero podía haber sido peor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos