Santovenia de Oca invierte 134.000 euros en un albergue y crea dos empleos

El nuevo albergue también ofrecer servicio de bar y restaurante. /BC
El nuevo albergue también ofrecer servicio de bar y restaurante. / BC

El pueblo, situado en el Camino de Santiago, no contaba con ningún servicio de este tipo | El alojamiento también tiene bar y restaurante

AYTHAMI PÉREZBURGOS

Santovenia de Oca se encuentra en la comarca burgalesa de Montes de Oca y en pleno Camino de Santiago Francés pero, hasta este mes de agosto, no contaba con ningún albergue en el que los peregrinos se pudiesen hospedar. Igualmente, tampoco tenía ni bar ni restaurante. Una situación que se ha conseguido solventar hace apenas unas semanas, cuando esta pedanía de Arlanzón inauguró un inmueble que cumple las tres funciones de albergue, bar y restaurante.

«Ofrecemos un servicio social al pueblo como lugar de reunión y también somos un albergue y restaurante», apunta Rocio Ibáñez, gestora del establecimiento junto a Elena Gutiérrez. De esta forma, también se han creado dos nuevos empleos en el pueblo.

Felipe Castro, alcalde pedáneo, explica que el pueblo tenía varias necesidades que con este proyecto se solucionan. «Teníamos mucha afluencia de peregrinos que se acercaban preguntando por un bar o albergue», explica Castro. Igualmente, el regidor señala que, al estar cerca de Atapuerca, muchos turistas de paso buscaban un lugar donde comer en Santovenia de Oca.

El albergue tiene capacidad para 24 personas.
El albergue tiene capacidad para 24 personas. / BC

Ante estas demandas, el pueblo ha remodelado un edificio de unos 15 años que se encontraba en buen estado pero sin uso. Primero se ubicó allí la cantina y después fue el local de la peña del pueblo.

La pedanía ha invertido 134.000 euros de fondos propios en este proyecto. Una inversión importante para una entidad de unos 24 habitantes pero que, como reconoce el regidor, no dudó en afrontar. «La decisión ha sido muy meditada y repercutirá en beneficio de los vecinos».

24 peregrinos

Las obras del albergue comenzaron en noviembre de 2017. El albergue tiene capacidad para 24 personas en la planta superior y, en la planta baja se encuentra el bar y el restaurante. «Desde que inauguramos nos está yendo muy bien. Todos los días estamos recibiendo peregrinos y ofreciendo comidas», apunta Ibáñez. Cuando termine la temporada de peregrinos, en octubre, las dos gestoras orientarán el alojamiento para turistas que acudan a practicar senderismo o deportes como el motocross por la zona. Al tener la calificación de Albergue Turístico Superior, los clientes pueden pasar más de una noche alojados.

La gestión del albergue, bar y restaurante se sacó a concurso público y han sido dos mujeres las que presentaron la oferta más convincente. Se crean con esta apertura dos puestos de trabajo en el pueblo. Al ser un proyecto productivo, el Grupo de Acción Local Agalsa ha concedido a la pedanía una ayuda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos