Sorprenden a un furtivo en un coto de caza ubicado entre Basconcillos del Tozo y Valle de Valdelucio

Arma y visores decomisados por el Servicio de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León./APAMCYL
Arma y visores decomisados por el Servicio de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León. / APAMCYL

El cazador fue denunciado por personal de Medio Ambiente por practicar la actividad cinegética con visores prohibidos y fuera del horario permitido

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Un agente y un celador del Servicio Territorial de Medio Ambiente han denunciado en la madrugada del lunes al martes a un cazador furtivo al que localizaron en horario nocturno en un coto de caza ubicado entre los municipios de Basconcillos del Tozo y Valle de Valdelucio, en la comarca de Páramos, al noroeste de la provincia de Burgos.

Según han confirmado desde la administración autonómica, el cazador, que portaba un rifle con una fuente luminosa artificial de color rojo acoplada a la mira del arma y un visor nocturno monocular colgado en su cuello, fue sorprendido cuando se dirigía a su vehículo, un Porsche Cayenne de alta gama. No llevaba consigo ninguna pieza abatida, pero el cazador reconoció que había disparado a un jabalí durante la noche. Además, el personal de Medio Ambiente confirmó que escuchó un tiro.

El furtivo, cuyo domicilio está fijado en la provincia de Cáceres, fue denunciado por cazar con visores prohibidos por la Ley de Caza y fuera del horario permitido para la actividad cinegética. Por otro lado, le decomisaron los visores y el rifle, que quedó depositado en la Intervención de armas de la Guardia Civil.

La Junta de Castilla y León explica que este suceso es un caso típico de furtivismo de gran poder adquisitivo, en el que el cazador va dotado de materiales de última tecnología para cometer las infracciones.