Los trabajadores de la concesionaria de la AP-1 claman contra la liberalización de la vía | BURGOSconecta

Los trabajadores de la concesionaria de la AP-1 claman contra la liberalización de la vía

Los manifestantes, junto a la Subdelegación del Gobierno en Burgos./CC
Los manifestantes, junto a la Subdelegación del Gobierno en Burgos. / CC

El Comité de Empresa de la autopista de peaje exige frente a la Subdelegación del Gobierno en Burgos una nueva concesión y el mantenimiento de los puestos de trabajo

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El Comité de Empresa y un buen grupo de trabajadores de la autopista de peaje AP-1 (Burgos – Armiñón) han mostrado esta mañana frente a la Subdelegación del Gobierno en Burgos su total desacuerdo con la liberalización de la vía. Lo han hecho con pancartas, silbatos y gritos contra el PSOE y el ministro José Luis Ábalos.

«Ábalos, escucha, AP-1 en lucha», «PSOE paga favores con nuestros empleos» o «Más rigor y menos populismo» han sido tres de las proclamas que los empleados han gritado en la concentración. A la cabeza ha estado el presidente del Comité de Empresa, Jesús Alberto Mateo, que ha alertado que con el final de la gestión privada de la calzada en noviembre se perderán de manera directa 121 empleos, a los que hay que sumar los eventuales e indirectos relacionados con la carretera.

Entre las peticiones que ha manifestado junto al resto de sus compañeros en la Calle Vitoria, destacan la convocatoria de una nueva concesión para favorecer tanto las demandas de las plataformas antipeaje con trayectos gratuitos para los usuarios que afronten el recorrido de ida y vuelta en el mismo día como el mantenimiento de los puestos de trabajo en la vía y en los pueblos cercanos, ya que han reiterado que también notarán negativamente la liberalización. «La autopista genera riqueza y empleo y paga casi 23 millones de euros en impuestos que se destinan a nuestra educación y sanidad», ha recordado Mateo.

«Queremos que se favorezca el empleo sin que nos cueste aún más dinero a los contribuyentes a base de hacer regalos a quienes no lo hacen», ha afirmado el presidente del Comité de Empresa, quien ha comentado que los vehículos extranjeros que crucen por la autopista libre lo harán «sin aportar un euro» y la tendencia en Europa es cobrar en las vías de alta capacidad. «Cuando tu vas a otro país no te lo regalan, tienes que pagar. El Estado nos quita nuestro dinero para regalárselo a los que vienen de fuera y nos quiere subir los impuestos», ha sentenciado mientras se preguntaba por qué España «va a contracorriente» del continente.

Mateo, que ha explicado que «lo más justo» es el pago por uso, ha aseverado que las inversiones del Gobierno Central llevadas ya a cabo y planteadas en la N-I, que suman 120 millones de euros -según los datos que ha puesto sobre la mesa el presidente del Comité de Empresa-, se «tirarán a la basura» porque se quedará sin uso al irse la mayor parte del tráfico de la nacional a la autopista y de la pérdida de seguridad de la AP-1. «Ahora es una vía segura, ágil y cómoda. Con las nuevas condiciones del tráfico será insegura e ineficaz», ha expresado.

Por último, el presidente del Comité de Empresa, megáfono en mano, ha criticado que «saldrá de nuestros bolsillos» el montante económico, cifrado en 300 millones de euros, necesario para adecuar al tránsito libre la vía entre Burgos y Armiñón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos