Vadocondes logra reunir dinero para restaurar el retablo mayor y otras obras de arte de la iglesia

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Vadocondes./AYUNTAMIENTO DE VADOCONDES
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Vadocondes. / AYUNTAMIENTO DE VADOCONDES

La campaña de micromecenazgo anunciada a través de Hispania Nostra ha sido un éxito: más de 260 aportantes entregan cerca de 45.000 euros

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

La parroquia de Vadocondes sonríe más que satisfecha. La campaña de micromecenazgo que iniciaron a principios de agosto para restaurar el retablo mayor y los frescos de la bóveda del altar mayor de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de la localidad ribereña ha sido un éxito. Han logrado reunir cerca de 45.000 euros gracias a la generosidad de más de 260 personas, que han depositado su donativo a través de la página web de Hispania Nostra.

Los donativos han superado las expectativas de la Junta Parroquial de Vadocondes, entidad que lanzó el SOS, según ha explicado uno de sus integrantes, Mariano Giménez. El objetivo mínimo que se habían propuesto recaudar en la campaña de suscripción popular era 10.000 euros y la cantidad óptima para afrontar la restauración con garantías era 30.000 euros. Como han obtenido más dinero, la parte sobrante se dedicará también al arte. «Intentaremos recuperar dos retablos más, uno dedicado a Nuestra Señora del Rosario y otro al Niño Jesús.

Más información

Giménez agradece la colaboración de todas las personas que han apoyado esta iniciativa, de la que se han hecho eco -según ha afirmado- hasta en Hawai y en el Ártico. A todos ellos les ha asegurado que «va a quedar una iglesia divina». «Pensábamos que era una utopía, pero lo hemos conseguido», ha agregado el sacristán de Vadocondes.

Los siguientes pasos de la parroquia del municipio ribereño son informar a la Arzobispado de Burgos de la restauración y, posteriormente, comenzar la obra. Si todo marcha como ha explicado Giménez, los trabajos se iniciarían en octubre. Durante unos meses, los andamios ocuparán la parte principal del templo, pero después, cuando estos sean retirados, los retablos y los frescos del altar relucirán como lo hacen las tallas de San Antonio, San José y Nuestra Señora de la Asunción, que fueron restauradas en 2018.