Los vecinos denunciados por la alcaldesa de Cabezón de la Sierra tomarán medidas

Imagen de algunos de los vecinos de la localidad/BC
Imagen de algunos de los vecinos de la localidad / BC

Los vecinos de Cabezón de la Sierra desmienten que amenazaran o insultaran a la alcaldesa y su comitiva el pasado 16 de agosto durante las fiestas de Nuestra Señora y San Roque

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

Los vecinos denunciados de Cabezón de la Sierra están «buscando la mejor opción desde el frente común para dar respuesta» a la alcaldesa de la localidad. Sin aclarar la forma, lo que sí tienen claro es que van a tomar medidas. Si bien Esperanza Lacalle, alcaldesa de la localidad, dio su versión sobre lo acontecido en la celebración de San Roque, los denunciados tienen su propio punto de vista sobre lo sucedido y dista de lo relatado por la edil socialista.

Desde la tranquilidad, explican que están recibiendo el apoyo de todo el pueblo y se defienden. «Estábamos de fiesta, no hubo insultos ni amenazas, nos limitamos a entonar canciones del pueblo», explican.

Lo que sí reconocen desde la asoaciación cultural es que existe un descontento con la gestión alcaldesa y que su ausencia en la merienda popular que se organizó desde el Ayuntamiento fue un modo de demostrarle esta disconformidad. «La merienda gratuita era una forma de comprar a la gente de mala manera», explican. «El pueblo necesita otras mejoras, no una merienda gratis».

Destacan que «siempre había habido acuerdo y colaboración entre Ayuntamiento y asociación hasta que ella ha sido alcaldesa». Añaden que, por ejemplo, el programa de las fiestas de Nuestras Señora y San Roque se había hecho de forma conjunta pero «este año el Ayuntamiento se desmarcó».

A pesar del altercado que denunció la alcaldesa, que ella misma reconoció como un hecho puntual, la ausencia de entendimiento se lleva dando desde que Lacalle llegó al Ayuntamiento. «Desde que llegó al cargo ha puesto cortapisas y ha condicionado. Nos achucha con normas por todos sitios, se cobra por todo».