Los viajeros portugueses que pasan por Burgos, acompañados por Guardia Civil y Guardia Nacional Republicana

El control se ha realizado en la N-I en Rubena/PCR
El control se ha realizado en la N-I en Rubena / PCR

Un operativo conjunto garantizará el tránsito con seguridad de los conductores que cruzan Castilla y León con destino a Portugal

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Facilitarles el itinerario, prestarles ayuda si la necesitan, vigilar el cumplimiento de las normas de seguridad, comprobar la carga o lo sistemas de sujeción y, si es necesario, sancionar. Un dispositivo conjunto de Guardia Civil de Tráfico y Guardia Nacional Republicana de Portugal trabajará, hasta el próximo lunes, en las carreteras más transitadas por los conductores portugueses, en sus viajes estivales desde Europa a tierras lusas, a su paso por Castilla y León.

La N-I, la AP-1 y la A-1, en Burgos, son tres de ellas, pero también se establece este control policial en la A-62 y en la A-231, con el objetivo de garantizar la seguridad propia y ajena, en uno de los colectivos más numerosos de los que atraviesan la comunidad autónoma. La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ha visitado esta mañana uno de los dispositivos habilitados en la N-I, en Rubena, para conocer 'in situ' el trabajo que realizan los cuerpos de seguridad.

Con la colaboración de la Guardia Nacional Republicana, los agentes de Guardia Civil han estado parando a vehículos con matrícula extranjera; se les ha informado de la realización de un control de tráfico, solicitado la documentación, revisado la carga y los sistemas de seguridad. En algunos casos, tras este control rutinario, los vehículos han podido seguir ruta sin mayores problemas. En otros, ha sido necesario sancionar a los conductores, bien porque no llevaban el equipaje de manera correcta o porque los pasajeros de los asientos traseros iban sin cinturón de seguridad.

Evitar accidentes

Barcones ha recordado que, durante el mes de julio, han pasado por las carreteras de la región alrededor de 180.000 portugueses. Por segundo año consecutivo, se pone en marcha este operativo especial, que tendrá dos fases. La operación salida se desarrollará hasta el 6 de agosto, mientras que la operación regreso arrancará el día 31. Se trata también de evitar al máximo los accidentes de tráfico entre los viajeros portugueses, y la mortalidad en las carreteras.

La delegada ha apuntado que, en los últimos tres años, han fallecido 11 portugueses en accidentes de tráfico en Castilla y León; el último de los accidentes ha tenido lugar ayer mismo, en la N-122 (en Fonfría), con una víctima mortal. El operativo de tráfico se enmarca en la Operación Tispol 'Safe Holidays', que agrupa a las policías de toda la Unión Europea, y supone una colaboración para ofrecer una especial asistencia a los viajeros nacionales cuando atraviesan otros países de la Unión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos