84-76. Derrota con honores

Akex López ordena la defensa de su equipo/ACB Photo/Á. Pérez
Akex López ordena la defensa de su equipo / ACB Photo/Á. Pérez

El San Pablo Burgos cae en Tenerife después de plantar cara hasta el final a un eléctrico Iberostar | Thompson fue el mejor con 18 puntos y 10 rebotes

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Derrota con honores. Es difícil resumir mejor el partido del San Pablo Burgos en Tenerife. Los burgaleses jugaron por momentos un gran baloncesto y dominaron diferentes fases del encuentro. Sin embargo, el equipo blanco dio muestras de flaqueza en algunas fases y echó de menos a un Deividas Gailius con mucho peso en el vestuario. Ahí, cuando mostraron esas debilidades, especialmente en el tramo final del partido, es donde el eléctrico Iberostar Tenerife se hizo más grande.

Un buen parcial del último periodo marcó el partido, cuando los locales despegaban con un contundente 72-59. Sin embargo, el carácter del equipo burgalés volvió a quedar patente y, los cinco minutos finales los aprovechó para dar una lección más de pundonor. De hecho, el sacrificio dio tales frutos que el San Pablo pudo disfrutar de una oportunidad para conseguir dar la vuelta al marcador. Fue con el 77-72, a falta de poco más de un minuto para el final, pero, una vez más, una decisión arbitral, más que dudosa, privó a los visitantes de luchar hasta el final.

84 Iberostar Tenerife

Ferran Bassas (11), Mateusz Ponitka (15), Javier Beirán (3), Tim Abromaitis (9), Mike Tobey (5) –cinco inicial– Rodrigo San Miguel (-), Mamadou Niang (3), Fran Vázquez (19), Tobias Borg (-), Rosco Allen (4), Mads Bonde Sturup (-), Davin White (15).

76 San Pablo Burgos

Corey Fisher (13), John Jenkins (11), Álex Barrera (2), Deon Thompson (19) y Goran Huskic (6) –cinco inicial– Edu Martínez (6), Thomas Schreiner (3), Javi Vega (3), Álex López (3), Sebas Saiz (10).

cuartos:
19-16 | 18-17 | 22-21 | 25-22
Árbitros:
Carlos Cortés, Oscar Perea, Antonio Sacristán.
Incidencias:
Partido correspondiente a la decimonovena jornada de la Liga Endesa, disputado en el Pabellón Insular Santiago Martín, ante 4.461 espectadores. La afición burgalesa volvió a estar arropando al equipo.

Muy acertados saltaron al parquet del Santiago Martín ambos equipos. Sorprendió primero el San Pablo Burgos, que desde que se ha quitado los complejos, no sólo tutea a cualquier rival, sino que es campaz de llevar el control del juego. El rápido inicio de los hombres de Diego Epifanio ‘Epi’, que salió con Alex Barrera ante la ausencia por lesión de Deividas Gailius, se saldó con un prometedor parcial de 3-7. Tardó en reaccionar el Iberostar Tenerife, pero lo acabó haciendo. El eléctrico equipo que dirige Fotis Katsiakiris -que relevó a Nenad Markovic- respondió a tiempo (8-9) y abusó del «costa a costa» para marcar las primeras diferencias (17-11). ‘Epi’ optó por frenar el excelso momento de los tinerfeños, pidiendo un tiempo muerto que salvó al equipo. Los burgaleses dieron un paso atrás en defensa y no se dejaron sorprender por el Iberostar, para cerrar el primer cuarto con 19-16 en el marcador.

Roto el hielo en el primer cuarto, ambos equipos habían tomado buena cuenta de lo que era y de lo que podía hacer su rival. Los burgaleses, que venían en dinámica ascendente, recuperaron el liderazgo en el marcador, anotando un parcial de 1-8 que estuvo cerca de hacer saltar las alarmas en el Santiago Martín (20-24). Sin embargo, Katsiakiris confió en sus hombres y obtuvo su recompensa, porque el cuadro aurinegro volvió a hacer de la velocidad su máxima virtud. Además, a más velocidad de los locales, más descontrol en el juego de los burgaleses (27-26). Sin embargo, estos se repusieron pronto, el problema fue cuando las dos faltas personas de John Jenkins y Alex López pesaron sobre un atípico quinteto formado por Schreiner, Fisher y Barrera en el perímetro. Con ellos sobre el parquet, el San Pablo Burgos sufrió más de la cuenta y no pudo mantener su dominio, marchando al vestuario a cuatro puntos de los locales (37-33).

Tras el paso por vestuarios, las espadas siguieron en todo lo alto. La igualdad se volvió a alcanzar con el 44-44, y lo hizo gracias a un destacado parcial de 0-6. A partir de ahí, el San Pablo Burgos contestó cada canasta de los locales, que se habían encomendado a una zona que obligase a los burgaleses a generar más con el juego exterior. Hasta el momento, los hombres de ‘Epi’ mantuvieron la cabeza fría, a pesar del ruidoso pabellón insular. El técnico burgalés no quería ceder ni un milímetro y, a la mínima ocasión del Iberostar de tomar ventaja, paró el partido (57-52). El objetivo era llegar al último cuarto lo más cerca posible de los aurinegros, pero no lo consiguieron y el tercer periodo finalizó con esos mismos cinco puntos de diferencia (59-54).

Se preveía un último cuarto espectacular y así fue. Un San Pablo sin complejos volvió a apretar a un Iberostar Tenerife que respondía con soltura el acierto visitante. De hecho, lo hacía con tanta comodidad, que acabó mellando a los burgaleses, hasta que Fran Vázquez asestó la puntilla con un espectacular mate que ponía un casi insalvable 72-59 en el luminoso. Aún restaban cinco minutos y estos se podían hacer muy largos o muy cortos, dependiendo de la capacidad de reacción que podían ofrecer los hombres de ‘Epi’ tras el obligado tiempo muerto. La respuesta era evidente, los blancos optaron por la muerte lenta y se dejaron hasta el último aliento para tratar de dar la vuelta a un marcador que parecía imposible. Fruto del esfuerzo, el San Pablo disfrutó de un halo de luz que los árbitros se encargaron de apagar. Faltaba poco más de un minuto para el final y los visitantes habían conseguido acercarse hasta el 77-72. Los tinerfeños erraron su tiro y el San Pablo recogió el rebote y conseguían salir en superioridad a la contra. Entonces, Huskic fue amonestado con falta personal a Vázquez y se acabó el partido. Una jornada más el San Pablo se choca contra un cuerpo arbitral que no decidió el partido, pero sí negó a los burgaleses lo que por derecho se habían ganado, plantar cara hasta el último segundo del partido. Con todo decidido, el marcador final se concretó en 84-76.

Así las cosas, el San Pablo debe poner la mente en su próximo reto, que será en la matinal del domingo 11 de febrero, a las 12:30 horas, ante el vigente campeón de la Liga Endesa, el Valencia Basket.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos