Llegó la octava victoria

Deon Thompson cuajó un gran partido./EFE/Chema Moya
Deon Thompson cuajó un gran partido. / EFE/Chema Moya

El San Pablo Burgos desarma al Montakit Fuenlabrada y suma su segunda victoria consecutiva, vital en la lucha por la salvación

EFE

El San Pablo Burgos sumó hoy su octava victoria consecutiva tras desarmar al Montakit Fuenlabrada con una defensa efectiva y un ataque coral. El triunfo, segundo consecutivo para los hombres de 'Epi', supone una victoria de oro en el camino de la salvación del conjunto burgalés, que complica el 'playoff' a los locales.

69 Montakit Fuenlabrada

Vargas (4), Popovic (14), Eyenga (9), Smits (15), Olaseni (4) -quinteto inicial-, Rupnik (1), Cruz (16), Karnowski, O'Leary (6) y Llorca.

79 San Pablo Burgos

Fischer (5), López (9), Thompson (12), Cancar (9), Huskic (7) -quinteto inicial-, Jenkins (14), Sáiz (8), Schreiner (5), Vega (2), Martínez (8) y Barrera.

Árbitros:
Martín Bertrán, Serrano y Más Cagide. Sin eliminados.
Incidencias:
Partido de la vigésimo sexta jornada de la Liga Endesa disputado en el Pabellón Fernando Martín de Fuenlabrada (Madrid), ante 5.149 espectadores

El San Pablo, generoso en el esfuerzo defensivo y con alternativas en el ataque por el exterior con el estadounidense John Jenkins (14 puntos), el esloveno Vlatko Cancar (9) y Álex López (9) y por dentro con Deon Thompson (12 y 11 rebotes) y Goran Huskic (7 y 4), se alzó con un triunfo incontestable este domingo.

Lo hizo ante un Fuenlabrada que acumula su tercera derrota seguida (ante Baskonia en Vitoria y dos en casa ante dos equipos necesitados, Betis y Burgos), con síntomas similares a los vividos hace una semana: falta de intensidad defensiva y pocas alternativas en ataque, más allá del mexicano Paco Cruz (16 puntos), el letón Rolands Smits (15 y 8 rebotes) y el croata Marko Popovic (14).

Comenzó sólido el Fuenlabrada, con cinco puntos seguidos y sensación de seguridad defensiva, pero fue apenas un espejismo porque el San Pablo cerró bien su rebote y respondió con siete tantos (5-7, min. 5).

En el intercambio de canastas posterior fue el conjunto burgalés quien llevó la iniciativa con un juego veloz en el ataque y aprovechando las pérdidas de balón de un Fuenlabrada muy fallón (tres pérdidas y un escaso 33% de acierto en canastas de dos puntos), para un primer cuarto que se cerró con un 16-18.

Tal y como ocurrió ante el Betis hace una semana, al Fuenlabrada le faltaba la frescura de ideas en ataque de hace jornadas, y sólo se podía agarrar a Cruz y Popovic, mientras que los de 'Epi' exhibían un baloncesto veloz y coral con el base austríaco Thomas Schreiner llevando el liderazgo. Un triple de Edu Martínez tras una antideportiva fruto de la desesperación del base esloveno del Fuenlabrada Luka Rupnik sobre Sebas Sáiz llevaba la renta a 13 puntos (18-30, min 13).

Más información

Al atasco ofensivo de los locales, el conjunto burgalés contraponía una defensa asfixiante y un ataque con mucha movilidad en el que Cancar y Huskic parecían un misterio imposible de defender para los interiores del Montakit. Consecuentemente, El San Pablo seguía sumando y su diferencia se iba a los 16 puntos (24-40, min. 16), aunque la salida del congoleño Christian Eyenga permitió a los locales reducirla a la mitad hasta el 36-44 con el que llegó el descanso.

Salió el Fuenlabrada dispuesto a enmendarse, con el venezolano Gregory Vargas dinamizando el ataque y el letón Rolands Smits intentando sujetar a los hombres altos del San Pablo, aunque Huskic y el estadounidense Deon Thompson seguían haciendo su agosto bajo el aro local y ocho puntos seguidos del equipo burgalés obligaban a Néstor 'Che' García a llamar a los suyos al banco (40-54, min. 25).

Partido controlado

Mientras los locales trataban de remontar con escasas ideas en ataque, el San Pablo progresaba en el marcador liderado por el escolta estadounidense John Jenkins, en la anotación y provocando faltas. El electrónico no podía ser más prometedor para los de Diego Epifanio al final del tercer cuarto: 55-68.

Al Fuenlabrada solo le quedaba encomendarse a sus remedios habituales: Popovic y Cruz; pero el San Pablo siempre encontraba fondo de armario para responder. Si en el tercer cuarto fue Jenkins, en el último aparecieron el estadounidense Corey Fischer y Álex López, que cuajó un partidazo, y la grada visitante agitaba las bufandas azules al aire cuando encajó un triple Carcar (62-76, min. 35).

Ni siquiera en los minutos finales en su propia cancha el Fuenlabrada dio la sensación de poder darle la vuelta al encuentro, que concluyó con 69-79 en el marcador.

La victoria del equipo burgalés tiene valor doble, toda vez que el Betis ha perdido su partido frente al UCAM Murcia, lo que permite a los de 'Epi' abrir brecha con la zona de descenso justo antes de encarar la fase definitiva del campeonato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos