Liga Endesa

El último festín

El Coliseum vivió una auténtica fiesta en la despedida de la temporada/María González/ACB Photo
El Coliseum vivió una auténtica fiesta en la despedida de la temporada / María González/ACB Photo

El San Pablo Burgos cierra la temporada en el Coliseum con una sacrificada victoria que le mantiene en la pugna por Europa

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

No fue la victoria más bonita, pero sí la que pone el broche de oro en el Coliseum a una segunda temporada de Burgos en ACB en la que no solo no se han pasado apuros, sino que ha soñado y sueña con entrar en competición europea. El San Pablo quiso regalar un último triunfo a los suyos y agradecerles el apoyo incondicional recibido desde siempre. Además, los azules pusieron fin a una racha de cuatro derrotas consecutivas y sumaron el triunfo 14, que es uno más que en la temporada pasada.

El partido, a pesar del resultado, fue de los incómodos, de los que hay que sufrir para anotar y tirar y tirar. De menos a más, el duelo, parecía por momentos de pretemporada, pero, una vez metidos en harina, los hombres de Diego Epifanio 'Epi' no dejaron de intentarlo hasta tener controlado el partido. Quitando un primer cuarto paupérrimo de los de casa, el resto del partido tuvo color azul y les permitió disponer de una distancia de seguridad que anticipaba la última fiesta en un Coliseum en el que se volvió a cantar ¡Burgos es ACB!

84 San Pablo Burgos

Fitipaldo (15), Frazier (6), Cancar (5), Zipser (11) y Lima (6) -cinco inicial- Aguilar (-), Benite (14), Barrera (11), Vega (5), Valge (-), Huskic (4) y López (7).

73 UCAM Murcia

Booker (24), Doyle (10), Rojas (2), Soko (5) y Hunt (4) -cinco inicial- Radoncic (4), Rudez (9), Miltrovic (-), Oleson (3), Cate (3), Todorovic (-) y Lecomte (9).

Cuartos:
13-20 | 30-15 | 23-24 | 18-14.
Árbitros:
Fernando Calatrava, Francisco Araña y Jacobo Rial expulsaron a Askia Booker por acumulacióin de personales.
Incidencias:
Partido correspondiente a la trigesimotercera jornada de la Liga Endesa, disputada en el Coliseum Burgos ante más de 9.000 espectadores. Se recordó a Casimiro González López 'Casi', un aficionado burgalés recientemente fallecido. Su mujer y sus hijos recogieron un ramo de flores por parte del club. Con el partido se alcanzaron los 700.000 espectadores en la historia del Coliseum.

No quería entrar. El balón fue el protagonista de un inicio de partido en el que lo difícil era que se saliese del aro. Los locales no estaban cómodos sobre el parquet en el cierre de temporada ante los suyos. A las primeras de cambio Cancar sumó dos personales y Javi Vega tuvo que relevarle, modificando los planes de 'Epi'. A pesar de que los minutos pasaban, los azules no entraban en partido y el UCAM, ayudado por constantes segundas oportunidades en ataque, consiguieron una ligera ventaja de cinco puntos (11-16). El técnico burgalés trató de poner en orden las ideas, ante un inicio de poco a casi nada. A pesar del tiempo muerto, los locales siguieron descolgándose hasta el 13-20 con el que se cerró uno de los peores primeros cuartos de la temporada.

El segundo acto no llegaba con una sustancial mejora en el juego. Los puntos subían con mucho sacrificio y no antes de haberse encontrado con un primer intento fallido. Y del mal juego se contagiaron los murcianos, que vieron como de un 20 a 29 se pasaba a un 31-31 tras un triple de Alex Barrera. La canasta del catalán ponía la guinda a la reacción iniciada por López. Solo así se pudo llegar al descanso con unas mejores sensaciones (43-35).

Superado el tiempo para el descanso y la reflexión, ambos conjuntos saltaron a la cancha con propósito de enmienda, pero no era su tarde. El juego continuaba trabado y el San Pablo quería volver a encontrarse como en los minutos finales previos al descanso, cuando consiguió dar la vuelta al marcador y conseguir una cierta ventaja. Los azules lo intentaban, y tras pasar nuevamente apuros (50-46), se recuperaron, encomendados al juego rápido, para cerrar el tercer periodo en positivo (66-59).

Y el San Pablo mejoró sus registros en el definitivo cuarto. Los locales no pasaron dificultades, a pesar de que la ventaja no era abultada. El UCAM Murcia no encontraba la manera de meterse en el partido y se iban soltando a cada minuto. La victoria estaba decidida desde los primeros instantes del cuarto y la afición aprovechó para corear a los jugadores que eran sustituidos, agradeciendo su esfuerzo durante esta temporada.

El próximo y último partido, el San Pablo Burgos tratará de aferrarse a la undécima plaza en un partido ante el descendido Cafés Candelas Breogán. El partido se disputará el domingo 26 de mayo a las 12:30 horas en una última jornada con horario unificado.