El Unicaja frena la racha de un combativo San Pablo

Javi Vega aportó desde el banquillo/CLR
Javi Vega aportó desde el banquillo / CLR

El Unicaja sufre para vencer al San Pablo, que sólo se ve superado por el conjunto andaluz en el tercer cuarto

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

No pudo ser. El Unicaja rompió esta noche la racha de victorias con la que el San Pablo Burgos cerró la primera vuelta. Eso sí, el equipo malagueño tuvo que sudar, y mucho,para superar al conjunto burgalés, que por momentos ofreció muy buenas sensaciones y llegó a discutir durante buena parte del choque el teórico dominio que se le presupone a un equipo de Euroliga, que solo consiguió imponerse con claridad en el tercer cuarto.

78 San Pablo Burgos

Fisher (11), Álex Barrera (12), Jenkins (16), Thompson (6), Huskic (4) –quinteto inicial-; Schreiner (-), Javi Vega (5), Sebas Saiz (12), Edu Martínez (3), Álex López (9).

85 Unicaja Málaga

Alberto Díaz (2), Salin (7), Shermadini (4), Waczynski (6), Jeff Brooks (10) –quinteto inicial-; Okouo (7), McCallum (2), Dani Díez (14), Nedovic (14), Augustine (14), Cárlos Suárez (7).

Cuartos
19-18, 41-41 (descanso); 57-67, 78-85 (fin del partido).
árbitros
Carlos Peruga, Jordi Aliaga y Alfonso Olivares.
incidencias
Partido correspondiente a la décimo octava jornada de la Liga Endesa en el Coliseum ante más de 9.000 personas.

Afrontaba el choque el San Pablo tras encadenar tres victorias consecutivas. Tres victorias que habían permitido a los hombres de ‘Epi’ cerrar la primera vuelta fuera de la zona de descenso y, además, transmitiendo buenas sensaciones. Sin embargo, enfrente estaba un hueso como Unicaja, indudablemente uno de los mejores equipos de la categoría.

A pesar de ello –o quizá debido a ello-, el San Pablo entró muy bien entonado en pista y, tras varios minutos de tanteo, asumió la iniciativa en el marcador. El buen trabajo defensivo de los de ‘Epi’, que dominaron el rebote defensivo y supieron leer muy bien las líneas de pase del rival, permitió que el conjunto local fuera poco a poco despegándose, con ventajas que alcanzaron los 5 puntos (17-12) mediado el primer cuarto, obligando a Joan Plaza a llamar a capítulo a los suyos.

La breve charla del técnico supuso un pequeño revulsivo para el Unicaja, que consiguió revertir la dinámica y cerrar el cuarto con una diferencia mínima (19-18). Sin embargo, el conjunto malagueño acababa de aprender una valiosa lección. Sacar algo positivo del Coliseum no iba a ser fácil.

Más información

Así volvió a quedar patente en el segundo cuarto, en el que Unicaja pareció dar un paso al frente espoleado por el acierto desde la línea exterior de un gran Nedovic. Un acierto respondido, por cierto, por el San Pablo, que no se arrugó tampoco en ese batalla. Una vez más, hombres como Sebas Saiz o Edu Martínez volvieron a dar cobertura desde el banquillo a los titulares, manteniendo el tipo en los momentos más complicados, en los que el conjunto malagueño pareció despegar (28-32).

Un tiempo muerto de ‘Epi’ frenó la dinámica de Unicaja y el San Pablo consiguió enfilar el túnel de vestuarios devolviendo la igualdad al marcador (41-41) con tres libres de Fisher sobre la bocina.

El Unicaja rompe el partido

Sin embargo, y a pesar del buen hacer del San Pablo, el Unicaja consiguió romper el choque en el tercer cuarto. Una salida en tromba de los hombres de Joan Plaza abrió las primeras diferencias con un parcial de 2-8 (43-49) que cayó como una losa.

A los hombres de ‘Epi’ comenzaron a fallarles las muñecas y empezaron a perder la iniciativa en el rebote, lo que acabó condenando al equipo burgalés frente a un Unicaja bien comandado por Nedovic. El base serbio se encargó de poner la máxima diferencia en el electrónico al filo del final cel cuarto con un triple (57-67) que, eso sí, le costó una lesión. Una lesión que le obligó a retirarse de la pista y dejar huérfanos a sus compañeros en el último y definitivo cuarto.

La diferencia se antojaba relativamente cómoda para el Unicaja, pero el San Pablo ya ha conseguido esta temporada dar la vuelta a una situación adversa a base de casta. Nada más regresar a la pista, un triple de Álex Lopez y una gran canasta de Sebas Saiz levantaron al respetable, que vio que la remontada aún era posible (62-67), pero Carlos Suárez impondría acto seguido el silencio desde la línea de tres. No sería la última vez. Y es que, tras un intercambio de golpes, un triple de McCallum (71-80) volvió a silenciar al Coliseum.

Quedaban apenas tres minutos de juego y el San Pablo tenía que levantar 9 puntos de diferencia. Misión difícil, pero no imposible. Y menos tras los cinco puntos consecutivos de Barrera, que en menos de un minuto volvió a meter en partido al conjunto local. Sin embargo, al Unicaja no le temblaron las piernas. A falta de un minuto, los hombres de Joan Plaza cazaban un rebote defensivo y Augustine mató el partido con un ale-hop (76-82) que acabó siendo determinante para la victoria malagueña (78-85).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos