Emiliano Bruner, del CENIEH, coordina un estudio que da a conocer el molde natural del cerebro neandertal de Gánovce

Molde endocraneal del fósil de Gánovce. /Stanislava Eisová
Molde endocraneal del fósil de Gánovce. / Stanislava Eisová

Según el estudio el molde endocraneal se forma naturalmente: el sedimento geológico entra en la cavidad craneal y se solidifica, los huesos del cráneo posteriormente se pierden y se queda la plantilla de piedra

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

Emiliano Bruner, paleoneurólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), ha coordinado un artículo que se acaba de publicar en la revista 'Journal of Anthropological Sciences'sobre el molde endocraneal del fósil de Gánovce (Eslovaquia), un individuo neandertal de 105.000 años de antigüedad.

A pesar de haberse descubierto hace casi un siglo (1926), el fósil no es muy conocido por la comunidad internacional, porque los resultados de los análisis que se llevaron a cabo sobre este individuo se publicaron prevalentemente entre las décadas de 1940 y 1960, en checo o en eslovaco.

«En muy raras ocasiones, como en este caso, el molde endocraneal se forma naturalmente: el sedimento geológico entra en la cavidad craneal y se solidifica, los huesos del cráneo posteriormente se pierden y se queda el molde de piedra», explica Stanislava Eisová, estudiante doctoral del equipo de Bruner, que ha llevado a cabo este estudio.

Tomografía computerizada

Este artículo es una revisión de la literatura publicada tanto en checo como en eslovaco, y considera los caracteres paleoneurológicos a la luz de las modernas teorías en este campo, con una nueva reconstrucción basada en la tomografía computarizada.

La anatomía cerebral de este individuo presenta rasgos típicamente neandertales, con lóbulos parietales pequeños y achatados, lóbulos occipitales pronunciados, y lóbulos frontales muy anchos. «Este fósil, junto al cráneo de Saccopastore 1 hallado en Roma en la primera mitad del siglo pasado, sugiere que la anatomía del cerebro neandertal ya había evolucionado hace 100-200 miles de años, es decir mucho antes de que este grupo extinto alcanzara su gran capacidad craneal, parecida o incluso superior a la nuestra», concluye Emiliano Bruner.

Este estudio titulado 'The Neanderthal endocast from Gánovce (Poprad, Slovak Republic)' ha sido llevado a cabo a través de una colaboración con el Museo Nacional de Praga, donde está depositado actualmente este fósil.