La ciudad polaca de Gdansk, Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2019

Vistas del paseo de 'Krantor', en el puerto de Gdansk, en Polonia. /Afp
Vistas del paseo de 'Krantor', en el puerto de Gdansk, en Polonia. / Afp

Según el fallo del jurado, «la historia y el presente de la ciudad de Gdansk son un ejemplo de sensibilidad ante el sufrimiento, de solidaridad, de defensa de las libertades y los derechos humanos y de extraordinaria generosidad»

AZAHARA VILLACORTAGijón

La ciudad polaca de Gdansk, «símbolo histórico y actual de la lucha arriesgada por las libertades cívicas en un punto crucial donde el espíritu de Europa consigue renacer una y otra vez frente a la intolerancia o la opresión» acaba de alzarse con el Premio Princesa de la Concordia 2019, el último de los galardones de esta edición.

A juicio del jurado reunido en Oviedo, «la historia y el presente de la ciudad de Gdansk son un ejemplo de sensibilidad ante el sufrimiento, de solidaridad, de defensa de las libertades y los derechos humanos y de extraordinaria generosidad».

La candidatura de Gdansk fue propuesta por Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, y Adam Zagajewski, Princesa de las Letras 2017. La ciudad acogió la que está considerada como la primera batalla de la Segunda Guerra Mundial, quedó destruida en un 90% y se convirtió en símbolo de la resistencia contra el nazismo y de la lucha por la recuperación de las libertades en Europa. Destaca por su cohesión ciudadana y carácter tolerante, especialmente a través de programas dedicados a la integración de los inmigrantes y la defensa del colectivo LGTB.

Una ciudad con mucha historia

Es la sexta mayor ciudad de Polonia y la mayor ciudad portuaria de este país. También se conoce como la ciudad de la libertad. Entre 1975 y 1998 fue capital del desaparecido voivodato de Gdansk y, desde 1998, es la capital del voivodato de Pomerania. En esta ciudad se encuentra el famoso astillero donde se fundó el sindicato Solidaridad.

Su nombre alemán es 'Danzig', nombre que fue oficial bajo el dominio de la Orden Teutónica (1308-1454) y en la época contemporánea entre 1793 y 1945. Tras la expulsión del ejército alemán de la ciudad durante la II Guerra Mundial, la ciudad pasó a estar bajo la administración del Ejército Rojo en un primer momento y, más tarde, fue integrada a la República Popular de Polonia, a la que perteneció hasta la caída del telón de acero en los años 1990, cuando este Estado cambió su nombre por el de República de Polonia (Rzeczpospolita Polska), a la cual pertenece actualmente.

El galardón, que el año pasado recayó en la oceanógrafa estadounidense Sylvia Earle, nombrada 'Héroe del planeta' en 1998 por la revista estadounidense Time y autora de numerosos documentales para National Geographic, es el último en fallarse en esta edición de los Premios Princesa de Asturias.