Claman justicia para no perder sus viviendas

Vecinos de Vera se manifestan ante los juzgados para defender la proipiedad de sus viviendas. /M. R.
Vecinos de Vera se manifestan ante los juzgados para defender la proipiedad de sus viviendas. / M. R.

Vecinos de Vera (Almería) denuncian el acoso que aseguran sufrir por parte de nudistas radicales y ser víctimas de batallas entre inmobiliarias

MARÍA RODRÍGUEZVera (Almería)

Los vecinos de la urbanización Natura World del Playazo de Vera (Almería) se han manifestado frente a los juzgados de la localidad veratense y ante la Audiencia Provincial, en representación de las más de 400 familias propietarias de viviendas en la urbanización, con el propósito de ser escuchados y reclamar lo que entienden se les está siendo vulnerado.

En toda esta historia existen dos frentes abiertos por los cuales los vecinos, en su mayoría todos venidos desde Jaén, Madrid y Zaragoza, se manifestaron. Por un lado está la guerra entre naturistas y textiles, y por otro, que el juzgado no reconoce como válidos los contratos de compraventa que más de 480 vecinos hicieron al comprar sus casas y se ven obligados a «regalarlas» al administrador concursal.

Mientras tenía lugar la manifestación, la Decana de los Juzgados de Vera, Martínez Pardo, abandonó el edificio escoltada por un agente de la Guardia Civil, los manifestantes destacaron que no se acercó a hablar con ellos ni quiso recoger el escrito que presentaron porque «sabe que es culpable».

En la lectura del manifiesto aseguraron que el imperio de su ley han que acatar, refiriéndose a los «naturistas radicales» que han creado numerosos conflictos en la comunidad como el control de accesos mediante el cambio de cerraduras, la contratación de seguridad para prohibir el acceso a las piscinas si vas vestido con bañador. Por este motivo se interpusieron 40 demandas y los 40 juicios perdieron. «De nada sirvió presentar videos y actas notariales para que se nos dé la razón» afirma el presidente de la asociación de vecinos afectados, Juan Peláez.

Los vecinos afirman haber seguido las normas del ordenamiento jurídico pero que no han obtenido respuesta alguna por parte del juzgado. Así mismo, aseguran que se ven coartados sus derechos fundamentales de libertad de expresión y de ideología, y afirman que «el nudismo es una ideología que uno decide si abrazar o no, pero ni en mi contrato ni en el de ellos pone que eso sea una zona nudista» comentaba un vecino afectado.

Actas falseadas

Los manifestantes dicen estar bastante molestos porque para conseguir que paguen 150 euros, nunca aprobados en una junta de comunidad, les interponen más de 300 demandas de monitorios basándose en unas actas modificadas. La juez del Nº 2 decidió en un inicio archivar el caso, al recurrir a la Audiencia Provincial, ésta pidió la investigación del caso por «indefensión», y según la presidenta de la comunidad, Mª Carmen Jiménez, ha vuelto a archivar el caso sin completar la investigación alegando que en la reconstrucción de las actas no existe el ánimo de perjudicar. Los vecinos preguntan cómo puede, la Decana, «ignorar que con esta decisión los propietarios están condenados a perder esas demandas de monitorios y de 150 euros pasar a pagar más de 700 euros entre las costas y la defensa».

La comunidad de vecinos afirmó tener miedo de perderlo todo y que se haga realidad lo de que «el enchufe judicial es el que manda».

Sus casas, a subasta

A esta batalla judicial hay que sumarle también que desde el año 2015, centenares de propietarios con contratos similares y licencias de habitabilidad concedidas por el Ayuntamiento de Vera se encuentran ante el riesgo de perderlo todo debido a que no pueden escriturar sus casas.

Los vecinos afectados reclaman «sentencias similares para contratos iguales» y se preguntan cómo es posible que, unos vecinos sí dispongan de escritura pública de compraventa y otros obtengan como respuesta sentencias negativas que les obligará a entregar sus viviendas al administrador concursal para subastarlas.