Detenido el 'preso resucitado' por robar aluminio y las ruedas de un coche

Gonzalo Montoya, en su casa en Oviedo. / Mario Rojas

Montoya, junto a otras tres personas, entre ellas su esposa, está acusado de entrar en un taller de reparación de Asturias

OLAYA SUÁREZ

Gonzalo Montoya, el 'preso resucitado', ha vuelto a ser detenido por el mismo delito que le llevó directo al centro penitenciario en el que le dieron por muerto: el robo de chatarra y de material de construcción. La Guardia Civil lo arrestó junto a otras dos personas, entre ellas su esposa, como supuesto autor del robo con fuerza en un taller de Meres (Asturias) perpetrado el 31 de enero.

El propietario del negocio de reparación de automóviles denunció ante la Guardia Civil del puesto de Noreña que por la noche personas desconocidas accedieron a las instalaciones y sustrajeron material de aluminio, además de cuatro ruedas y llantas de un vehículo marca BMW que se encontraba en reparación.

En el transcurso de las investigaciones los agentes pudieron determinar que había sido obra de cuatro personas: dos mujeres y dos hombres. «Mientras dos de ellos saltaban la valla perimetral de la empresa y se apoderaban de los efectos sustraídos, los otros dos esperaban fuera para ayudarles a cargar la mercancía en la furgoneta en la que se desplazaban», explicaron fuentes de la Benemérita.

Entre los días 7 y 11 de febrero detuvieron a la primera sospechosa, V. M. J., de 35 años y vecina de Candamo, y tomaron declaración en calidad de investigada a K. T. J., de 31 años, vecina de Oviedo y que durante algunas horas, en enero de 2018, fue la viuda del 'chino Montoya'. Ambas mujeres cuentan con numerosos antecedentes policiales por delitos contra el patrimonio.

Las diligencias continuaron hasta que el lunes fueron detenidos Gonzalo Montoya y R. G. J., este último de 21 años y vecino de Carreño. Para cuando el abogado del 'chino' Montoya anunciaba el 14 de febrero que su cliente había solicitado a Instituciones Penitenciarias una indemnización de 50.000 euros por daños y perjuicios al haber dado por muerto en el penal asturiano, ya estaba siendo investigado por el robo con fuerza en el concejo de Siero.

Aquel 7 de enero de 2018

Gonzalo Montoya fue dado por muerto por hasta dos médicos el 7 de enero de 2018. En el recuento de la mañana los funcionarios encontraron al preso inconsciente, rígido y con hipotermia. Lo dieron por muerto y fue llevado por los servicios funerarios al Instituto de Medicina Legal para practicarle la autopsia. Cuando el cuerpo «iba a ser colocado en la mesa, comentó a emitir ronquidos y gruñidos y a moverse, por lo que el personal abrió la bolsa donde estaba y se encontró a Gonzalo consciente, muy agitado y sin casi poder respirar», explicó su padre, Juan Carlos, quien asegura que su hijo «es víctima del sistema». Lo primero que hizo el 'preso resucitado' al recobrar la consciencia fue pedir «un cigarrito».

Gonzalo Montoya había sufrido una sobredosis y los síntomas fueron confundidos con el de una muerte. Hace varios meses salió de prisión tras cumplir la condena por robo de chatarra.

Más información