La DGT saca todos sus drones a las carreteras durante las Navidades

Helicópteros y drones de la Dirección General de Tráfico, en su base de Cuatro Vientos (Madrid)./DGT
Helicópteros y drones de la Dirección General de Tráfico, en su base de Cuatro Vientos (Madrid). / DGT

Estas aeronaves se suman al dispositivo de vigilancia de las carreteras, en las que ya ircula un radar camuflado en un camión

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

La Dirección General de Tráfico (DGT) sacará sus once drones a la carretera durante la operación especial que este viernes pone en marcha con motivo de las fiestas navideñas, en la que se espera que tengan lugar 18,3 millones de desplazamientos. Las aeronaves, a diferencia de los doce helicópteros con el radar Pegasus, solo serán utilizadas en labores de vigilancia y control de la circulación.

Fue durante el pasado puente del primero de mayo, cuando la DGT utilizó los drones de prueba. Sus buenos resultados en la vigilancia de la circulación supusieron que cinco de los aparatos fueran empleados ya durante el pasado verano. Su despliegue se realizó en carreteras convencionales.

DGT

Fuentes de Tráfico explicaron que los drones «no imponen sanciones». En todo caso, sí que sirven para que los agentes de la Guardia Civil y los funcionarios puedan identificar a los infractores. Estos podrían ser detenidos más adelante por una patrulla. Estas aeronaves no tripuladas carecen de sistema de radar, por lo que no pueden controlar las infracciones de velocidad.

La ventaja de los drones para el control de la circulación es que, a diferencia de los helicópteros de la DGT -que carecen de sistemas de vuelo nocturno-, pueden volar después de la puesta de sol.

Los drones que emplea Tráfico tienen un radio de acción de unos 500 metros, un techo de operaciones de 120 metros y una autonomía de dos horas de vuelo. Se trata de drones del modelo Mavic Pro, que cuentan con una cámara de 12,7 megapixeles. Entre otras habilidades, están capacitados para el seguimiento automático de un objetivo -vehículo o persona-, según elija el operador. El precio de cada uno de estos aparatos es de cerca de 900 euros.

También en camión

La DGT también tiene circulando un camión en el que ha instalado radar móvil. Aunque el vehículo está en fase de pruebas, el radar que monta, operado agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, está homologado y todas las infracciones que detecta son sancionables, según las fuentes consultadas.

Estos vehículos se suman a los nuevos radáres portátiles Veloláser para la vigilancia de la velocidad. Estos dispositivos se pueden montar tanto en los quitamiedos, las barrandillas de un puente, las señales de la carretera o sobre un trípode, como adheridos mediante una ventosa a furgonetas y coches camuflados aparcados en las cunetas.

Por otra parte, durante la operación especial para las Navidades, la DGT anuncia que se «intensificarán» los controles de velocidad sobre todo en carreteras convencionales y los de alcoholemia y drogas «en cualquier carretera y a cualquier hora del día como instrumentos para la prevención de accidentes».

 

Fotos

Vídeos