Ludopatía, la adicción sin sustancias que afecta a 150 burgaleses

Durante la conferencia/Gabriel Villamil
Durante la conferencia / Gabriel Villamil

Actualmente, en la Asociación Ludopatía Burgos trabajan para sacar de esta vieja adicción que vive un repunte

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

Les habrá llamado la atención, de un tiempo a esta parte, la cantidad de locales de juego y apuestas que han aparecido en los barrios de la ciudad. La preocupación por este hecho ya está en el punto de mira de algunos de los partidos políticos con «representación municipal». Es el caso de Podemos. Esta semana, organizó una conferencia –'La ludopatía en Burgos, hacia una ciudad libre de juegos de apuestas'- para alertar a la sociedad sobre los peligros a los que se exponen con estas salas de juego. El concejal, Raúl Salinero, ya habló sobre el tema hace varios días para incidir en la importancia de una ciudad sin en la que administrativamente se pongan más trabas a la apertura de nuevos establecimientos de estas características.

Casi un centenar de personas se acercaron hasta el Centro Cívico de Capiscol para escuchar las experiencias de Conchi y Paco, dos rehabilitados de esta adicción, de Adrián Mallén, creador de la campaña del Ayuntamiento de Burgos, 'Hazte un fuera de juego' o al psicólogo de la asociación de ludopatía de la ciudad, David Burgos.

El psicólogo trabaja mano a mano con 150 personas que están persiguiendo el objetivo de conseguir dejar atrás esta etapa de su vida. Importante es atajar el mencionado problema cuando se está dentro de él, pero igual de importantes son las tareas de concienciación previas. Los más jóvenes son, hoy en día, las 'víctimas' más frecuentes y lo son desde hace varios años. La explicación para este cambio en el perfil del jugador –cada vez más joven- «reside en la facilidad de acceso a las redes de apuestas de forma onlin». Esta es una de las armas que se están utilizando para difundir el juego y las que producen «un mayor enganche en un menos tiempo».

Más información

El trabajo publicitario, por su parte, es también otra de las formas de captación. «Se dirigen a los más jóvenes, a las personas que no tienen capacidad crítica, que se autoengañan». La filosofía instaurada alrededor de los jóvenes es el, ¿por qué no jugar?, sobre todo cuando se vende la posibilidad de ganar dinero inmediato. Además, se suman otras políticas como regalar comida y bebida en estas salas físicas en la que intentan hacerte sentir como en casa. «El juego no se controla, es muy fácil caer en la adicción, al principio por la posibilidad de ganar, y tener dinero de forma inmediata, después, al perder para recuperar lo perdido y en caso de ganar, para seguir invirtiendo y ganar todavía más», explica Burgos.

La forma de acabar con el surgimiento de estos locales «es luchar desde donde corresponda; desde la juventud, los partidos políticos y nosotros lo que nos corresponde desde el otro flanco, en informar y tratar a las personas que ya están enganchadas» . El trabajo de prevención es muy importante y desde la asociación imparten diferentes conferencias para atajar el problema, centrándose en las visitas de institutos -de 4º de la ESO a 2º de BACH-. Por otro lado, cuando la persona ha caído es de vital importancia acudir a un profesiona, a una persona externa, para apoyarlo durante el largo -aunque existoso, ya que se contabiliza en un 90%- periodo de rehabilitación. Burgos señala el por qué de esta problema: «es una adicción sin sustancia y no se conceptualiza como ello, está demasiado normalizado y este es el problema» finaliza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos