Las Asociaciones de Diabéticos demandan la implantación de una enfermera educadora en diabetes en los colegios de toda España 

Burgos acoge la primera jornada de investigación y tecnología aplicada a la diabetes/BC
Burgos acoge la primera jornada de investigación y tecnología aplicada a la diabetes / BC

En Castilla y León hay actualmente entre 250.000 y 350.000 pacientes diagnosticados con diabetes , de los cuales, 40.000 están en Burgos

N.M.J. | ICAL

El presidente de la Federación Española de Diabetes, Andoni Lorenzo, señaló hoy en Burgos, que desde las Asociaciones de Diabéticos de toda España demandan la implantación de la figura de «una enfermera educadora en diabetes» dentro de los centros escolares. En este sentido, Lorenzo explicó que «un paciente activo y formado» tendrá una «calidad de vida estupenda», por lo que es necesario explicar a la gente con diabetes cuáles son los «alimentos más adecuados» y el «ejercicio que les conviene», así como la medicación que necesitan tomar.

El Centro Cultural Cordón acogió hoy en Burgos la celebración de las I Jornadas en Investigación y Tecnología Aplicadas a la Diabetes, un foro de calado nacional, en el que participaron el presidente de la Federación Española de Diabetes y del Foro Español de Pacientes, Andoni Lorenzo, la presidente a de la Federación de Asociaciones de Diabetes de Castilla y León, Belén Bernal, y la presidente de la Asociación de Diabéticos de Burgos, Cristina Llorente.

En declaraciones previas a los medios de comunicación, Andoni Lorenzo, explicó que el hecho de contar con una enfermera educadora, permitirá además que las «complicaciones» en un paciente con diabetes se retrasen, y que además permitirá «reducir el gasto sanitario» a nivel nacional, puesto que «el 70 por ciento del gasto sanitario en España se produce por las complicaciones en patologías crónicas», explicó.

La jornada se ha celebrado esta mañana en la Casa del Cordón
La jornada se ha celebrado esta mañana en la Casa del Cordón / BC

Además informó de que en España están registradas 370 enfermeras escolares para una población de ocho millones y medio de alumnos, algo que calificó de «insuficiente». Por este motivo piden que «que se legisle» esto para que «legalmente exista una enfermera», que no solo atienda las patologías de diabetes, sino también el resto, y con ello «haga una labor educativa», puesto que «hay muchas fases que una enfermera puede hacer en un colegio», afirmó.

Por otro lado señaló también que desde hace años demandan «campañas de concienciación», debido a que enfermedades como la diabetes o los malos hábitos saludables están «llevándonos a una sociedad que vamos enfermando, que cada vez somos más obesos», afirmó, donde «una de cada dos personas adultas tiene sobrepeso», y «uno de cada cuatro niños» lo padece también.

«Es paradójico que una enfermedad que está diagnosticada a cerca de 6 millones de personas, que provoca 25.000 muertes al año, y produce 1.000 debuts al día sea tan desconocida«, subrayó Lorenzo, y que sobre todo »no se actúe y se aborde de una forma general para conseguir concienciar a la población«, agregó.

Actualmente en Castilla y León, según informó la presidente de la Federación de Asociaciones de Diabetes de la comunidad, hay entre 250.000 y 350.000 pacientes con diabetes, de los cuales en Burgos hay aproximadamente 40.000 personas con esta patología. Además indicaron que en concreto en Burgos existe la figura de la enfermera únicamente en dos colegios y «porque están acreditados como centros de referencia con necesidades psicomotoras», concretó la presidenta de la Asociación de Diabéticos de Burgos, Cristina Llorente. Asimismo indicó que en la capital burgalesa son 85 los niños con diabetes que son tratados en el hospital, aunque no disponían de datos del resto de la provincia.

La diabetes es una de las diez principales causas de muerte en el mundo. Según los datos de la Fundación para la Diabetes, el 13,8 por ciento de los españoles mayores de 18 años tiene diabetes tipo 2, lo que equivale a más de 5,3 millones de personas. De ellos casi 3 millones ya estaban diagnosticados, pero 2,3 millones, el 43 por ciento del total, desconocían que padecían la enfermedad.